Pedro Morenés, ministro de Defensa
Pedro Morenés, ministro de Defensa - Efe

El Gobierno negociará con EE.UU. usar Morón como base permanente contra el terrorismo

Washington quiere mantener una fuerza militar de respuesta para responder a crisis que le afecten en África

Actualizado:

El Gobierno ha autorizado este viernes el inicio de negociaciones con EE.UU. para convertir Morón en base permanente -ahora temporal- de despliegue de las fuerzas estadounidenses en la lucha contra el terrorismo en el Magreb y el Sahel. [ Así hemos contado al minuto la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros]

Así lo ha puesto de manifiesto la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras la reunión del Consejo de Ministros que ha dado luz verde al comienzo de las negociaciones para modificar el convenio hispano-estadounidense en materia de Defensa, que acometerán los ministerios de Exteriores y Defensa.

Esta decisión responde a una petición de EE.UU. de utilizar la base de Morón de forma permanente, ya que hasta el momento el Gobierno mantiene la autorización, por un plazo de un año que culmina el próximo mes de abril, de desplegar a 850 marines, que se pueden elevar a 1.100.

Actualmente EE.UU. también mantiene desplegados varios aviones de transporte, de repostaje y de apoyo. Ahora la nueva petición de EE.UU. altera la naturaleza del acuerdo por lo que «se debe negociar la modificación del convenio», ha precisado la vicepresidenta.

Asimismo ha destacado que las relaciones con EE.UU. en materia de Defensa, junto con la relación con la OTAN, constituyen uno de los tres pilares básicos de la defensa nacional.

En este sentido ha subrayado que el despliegue de los marines en Morón servirá para fortalecer la seguridad nacional y mundial. La vicepresidenta también ha dicho que en las negociaciones sobre Morón el Gobierno también tendrá en cuenta los aspectos laborales de la base.

El pasado 7 de marzo el Gobierno decidió renovar por un año el acuerdo para el despliegue temporal de marines y de los medios aéreos en esa base, que acoge actualmente soldados estadounidenses encargados de proteger instalaciones y personal destacado en los países de la «primavera árabe» y en el Sahel.

El acuerdo final sobre el nuevo estatus de Morón se plasmará en un Protocolo de Enmienda al convenio bilateral de Defensa de 1988, que ya ha sido retocado en dos ocasiones, en 2002 y en 2012.

La primera modificación sirvió para legalizar la actuación en suelo español de los servicios de inteligencia de la Armada y la Fuerza Aérea estadounidenses y la segunda para permitir el despliegue en la base de Rota de cuatro destructores para el escudo antimisiles de la OTAN.