Luis Uruñuela recoge el bastón de mando tras ser elegido alcalde por la Corporación
Luis Uruñuela recoge el bastón de mando tras ser elegido alcalde por la Corporación - Angel Doblado

Elecciones municipales 2019¿Cómo fueron las primeras elecciones al Ayuntamiento de Sevilla?

El pacto de tres partidos de izquierda impidió al candidato de UCD convertirse en el primer alcalde democrático

SevillaActualizado:

Las primeras elecciones municipales de la democracia, celebradas el 3 de abril de 1979, no se resolvieron en las urnas, sino en la mesa de negociación de los partidos políticos. Los votantes dieron el triunfo al partido de Adolfo Suárez, Unión de Centro Democrático (UCD), pero un pacto de los tres partidos de izquierda provocó que la Alcaldía recayera en otra formación, como ocurriría posteriormente en varios comicios en la capital.

Aquel día de la primeravera de 1979 acudieron a votar 243.827 sevillanos, la mayor parte de los cuales particpaba por primera vez en unas elecciones municipales tras la larga dictadura de Franco. Era la época de la «sopa de letras», en la que decenas de partidos pugnaban por consolidarse en la todavía tierna democracia. Desde Fuerza Nueva a la Liga Comunista Revolucionaria optaban a entrar en el primer Ayuntamiento hispalense elegido por los ciudadanos desde la Guerra Civil.

Cuatro partidos lograron representación en el Consistorio, todos ellos con una representación amplia. El ganador fue UCD, cuyo candidato, Rafael López Palanco (un ingeniero de caminos elegido como cabeza de lista in extremis), quien logró el 27,13 por ciento de los votos, obteniendo nueve concejales. En segundo lugar quedó el candidato del PSOE, Antonio Rodríguez Almodóvar, quien obtuvo el 24,81 por ciento de los apoyos y ocho ediles. Ocho concejales logró también el Partido Socialista Andaluz (PSA), cuyo secretario general era Alejandro Rojas Marcos y que presentaba candidato a Luis Uruñuela. Los andalucistas pisaron los talones a los socialistas, obteniendo el 23,51 por ciento de los votos. El cuarto partido con representación fue el Partido Comunista de España (PCE), cuyo cabeza de lista, Alonso Balosa, logró el 18,45 por ciento de los votos, lo que le permitió formar un grupo con seis concejales.

Desde el primer momento se intuyó que iba a ser difícil que Rafael López Palanco sustituyese al último alcalde, José Ramón Pérez de Lama, elegido en enero de 1978. La mayoría de izquierdas permitía que bien el PSOE o el PSA, empatados en número de concejales, arrebatasen el sillón de la Alcaldía al candidato de UCD. La complejidad era encajar las piezas de todas las capitales andaluzas, varias de ellas con equilibrios de fuerzas similares al de Sevilla.

Las conversaciones duraron dos semanas en los que los máximos responsables del PSOE y del PSA; José Rodríguez de la Borbolla y Alejandro Rojas Marcos, mantuvieron un pulso político. Finalmente los socialistas cedieron a los andalucistas la Alcaldía sevillana a cambio de Granada, donde el PSA había quedado como segunda fuerza política tras UCD empatada también en número de concejales (6) con el PSOE.

Así, pasada la medianoche del 19 de abril, el PSOE, el PSA y el PCE alcanzaban un pacto por el que el candidato andalucista, Luis Uruñuela, se convertía en alcalde de Sevilla. El acuerdo se extendía a toda Andalucía, donde UCD no logró gobernar en ninguna capital. Así, los socilistas ponían alcalde en Huelva, Málaga, Jaén, Cádiz, Granada y Almería y el PCE en Córdoba.