Se acaba el Cuaderno de Bitácora de LA VOZ en Elcano

Se acaba el Cuaderno de Bitácora de LA VOZ en Elcano

Aquel 16 de febrero estaba nublado en la isla portuguesa de Madeira y una fina lluvia caía sobre su capital, Funchal. En el puerto, la imponente figura de un velero blanco de cuatro palos destacaba sobre yates y cruceros. Llegamos, mochilas al hombro, cámaras fotográficas y ordenadores, para embarcar en el buque escuela de la Armada Española. Íbamos a pasar ocho días a bordo del Juan Sebastián de Elcano y a realizar una parte de su 90 crucero de instrucción, el trayecto de Funchal a Las Palmas. Así nació el Cuaderno de Bitácora de LA VOZ en Elcano, en el que, a través de la mirada del fotógrafo Antonio Vázquez y de la pluma de quien suscribe estas líneas, contamos desde dentro la vida a bordo de un gaditano de 90 años que, además, es la embajada flotante de España.

Tras desembarcar en Las Palmas, ciudad desde la que el Elcano puso rumbo a Suramérica cruzando el Atlántico, continuamos con ese Cuaderno de Bitácora que hoy llega a su fin. Asistimos a maniobras generales, cambios de guardia, conciertos o juras de bandera. Entramos en la sala de máquinas, en el sollado de guardiamarinas, en la cámara de oficiales o en la cocina. Contamos cómo es una noche en este buque en el que nunca se descansa, la labor de sus contramaestres y del equipo sanitario. Y seguimos cada paso, cada ola, cada puerto del barco.

Todo ello gracias a la colaboración de los miembros que componen la dotación y guardiamarinas del Juan Sebastián de Elcano y, por supuesto, a la confianza que en nosotros depositó la Armada Española.

Ponemos punto final a esta aventura con un reconocimiento bajo el brazo, ya que el Cuaderno de Bitácora fue galardonado con la mención especial del Premio Cádiz de Periodismo. Pero, sobre todo, con la alegría de dar la bienvenida a esas más de 200 personas que llegan con el deber cumplido tras medio año fuera de sus hogares. Gracias por vuestro servicio y descansad. Os lo habéis ganado.

Escribe tu comentario