Volver a casa seis meses después

Volver a casa seis meses después

La dotación del buque escuela de la Armada Española, Juan Sebastián de Elcano, ve como se acerca el fin del crucero de instrucción

Mar Cantábrico. Miércoles 11 de julio de 2019. A las 7.00 horas comienza el día en el Juan Sebastián de Elcano. Suena el chifle. “Diana, diana. Arranchado de sollados y aseo personal”, se escucha por megafonía. Los caballeros y damas guardiamarinas hace unos 15 minutos que se han levantado y para otros aún no ha terminado el día, ya que el Elcano es una ciudad que nunca duerme: panaderos, lavandería, máquinas o guardias en puente… La actividad es constante en la ‘embajada flotante’ de España.

A las 8.30 horas comienza la maniobra general de izado de velas. Dotación y guardiamarinas ocupan sus puestos. Finaliza sin novedad media hora más tarde. Entonces, la actividad sigue su curso normal. La decena de guardiamarinas que han suspendido se examinan para recuperar y los que no, otros 60, se afanan para arranchar el buque de cara a su llegada a Marín, el próximo sábado 13 de julio, donde ellos desembarcarán en la Escuela Naval Militar. Lo hacen junto a la dotación del buque, que limpia y pone a punto el Elcano para que termine más ‘guapo’ (si es posible) su crucero de instrucción.

Un viaje de seis meses que comenzaron el 13 de enero en Cádiz y que ha sido “largo, exigente, intenso, pero muy bonito”, asegura el sargento primero Pedro Díaz, contramaestre del palo mayor proel, gaditano con 12 cruceros a sus espaldas. Para otros, como la marinero Claudia Ruiz, de Cádiz pero residente en San Fernando, este ha sido su primer viaje en el Elcano. “Al principio fue duro por adaptarnos a los nuevos horarios y estar aquí metidos, pero luego entras en la rutina y es más fácil”, asegura. “Ha sido exigente pero hemos vivido muchas experiencias que, de otro modo, sería imposible vivir y lo hemos hecho con nuestros amigos. Aunque somos más que eso. Llevamos juntos tres años, siete días a la semana, 24 horas al día y somos como nuestra familia”, afirma el guardiamarina Manuel Cervera Sáenz de Santa María.

En el Elcano “se mantiene la esencia”

El cabo primero Jesús Campaña es, al igual que don Pedro, veterano. Éste es su octavo crucero de instrucción y destaca del mismo puertos que aún no había visitado, como Kiel o Polonia, pero sobre todo, lo bien que les han recibido, tratado y despedido en el País Vasco. “No me lo esperaba así”, afirma. “Estuve en el 99 en Getaria, fondeados, y fue muy diferente a este año. Ha sido apoteósico”, subraya al respecto don Pedro. “El recibimiento en Getaria y Getxo ha sido flipante. Además del despliegue de medios y la repercusión. Ha habido expectación máxima”, señala el guardiamarina Cervera, de 21 años, de padre capitán de fragata y madre teniente coronel veterinaria, residente en El Puerto. “Se esperaba que iba a ser grande pero no a este nivel”, puntualiza, al tiempo que destaca que ellos, los guardiamarinas, están “encantados de enseñar el barco a la gente. Muchos han estado aquí destinados y te dicen con ilusión que sigue igual. Aquí se mantiene la esencia”.

Porque además de en los puertos extranjeros, donde el Elcano ejerce de embajada al más alto nivel, también hace lo propio en los lugares patrios a los que arriba. “Llegas a una ciudad española como Getaria, en la que la acogida ha sido espectacular, y te sorprende”, cuenta el teniente de navío Teodoro Romero de Soto. “En este crucero hemos tocado buenos puertos, con programas muy intensos en ellos y una gran actividad protocolaria”, destaca el isleño. Al teniente de navío Romero, el puerto que más le ha gustado de este 91 crucero de instrucción ha sido La Habana y también le “sorprendió Polonia, Szczecin. La entrada fue complicada, remontando un río, pero mereció la pena. Además la gente fue muy cariñosa con nosotros y muchos de ellos hablan español”, destaca. Don Pedro coincide con el teniente de navío Romero en las dos ciudades que más le han gustado de este viaje, mientras que a la marinero Ruiz le ha encantado Cartagena de Indias, “sus playas, su comida, su cultura, todo”. Y al marinero Carlos Gómez, Boston, “es cierto que yo también soy un friki de Estados Unidos”, confiesa sonriente. Carlos es de San Fernando y para él este es su segundo crucero de instrucción, pero su periplo a bordo del Elcano continua.

En la Ría de Pontevedra

El marinero Gómez realizará el próximo crucero de instrucción, de noviembre de 2019 a abril de 2020 y también la undécima vuelta al mundo del buque escuela, de agosto de 2020 al mismo mes de 2021. “Si no asciendo, porque me voy a presentar a suboficial y si apruebo entraría en la Escuela de Suboficiales en septiembre, por lo que no haría la vuelta al mundo”, puntualiza. También tienen previsto continuar a bordo para el 92 y el 93 crucero de instrucción la marinero Ruiz, el cabo primero Campaña y el sargento primero Díaz. “Hago la vuelta al mundo y me corto la coleta”, dice el contramaestre, para el que sería su segunda circunnavegación a bordo del Elcano, ya que también realizó la décima circunnavegación del buque escuela, entre octubre de 2002 y agosto de 2003. “Tengo ganas de hacer la vuelta al mundo pero son muchos meses. Debo prepararme bien psicológicamente”, apunta la marinero Ruiz.

Las ganas de llegar a casa crecen a medida que se acerca el momento de finalizar el crucero. Los guardiamarinas desembarcarán este sábado en Marín y la dotación lo hará una semana más tarde en su casa, Cádiz. Los padres, como el sargento primero Díaz, que tiene dos niñas de 11 y 6 años, el cabo primero Campaña, con un hijo de 13 años y una hija de 7 o el teniente de navío Romero, padre de un niño de 7 años y una niña de 5, ya solo tienen en la cabeza el momento de abrazar a sus hijos. El resto, como el marinero Gómez, la marinero Ruiz y el guardiamarina Cervera, esperan con ansia llegar a casa y compartir con su familia y amigos. Todos anhelan pasear por Cádiz y disfrutar de sus playas el próximo mes que tendrán de descanso, conscientes de que, como señala el marinero Ruiz, viajar en el Juan Sebastián de Elcano les permite “conocer cosas y lugares que la mayoría de la gente no puede” y de que vuelven “con la misión cumplida”, dice el sargento primero Díaz.

El 91 crucero de instrucción llega a su fin y el Juan Sebastián de Elcano se prepara para ello con la proa en el principio de la Ría de Pontevedra. Frente a Sanxenxo fondeará el ‘embajador y navegante’ a mediodía de este viernes 12 de julio. ‘Almansa’, ‘Asturias’, ‘Blanca’ y ‘Nautilus’ (trinquete, mayor proel, mayor popel y mesana), los cuatro palos del buque escuela, ya pueden divisarse desde tierras gallegas.

Cabo primero Jesús Campaña
Cabo primero Jesús Campaña/ Imágenes: Antonio Vázquez

 

Guardiamarina Manuel Cervera
Guardiamarina Manuel Cervera /Imágenes: Antonio Vázquez

 

 Teniente de navío Teodoro Romero de Soto
Teniente de navío Teodoro Romero de Soto /Imágenes: Antonio Vázquez

 

Marinero Carlos Gómez
Marinero Carlos Gómez / Imágenes: Antonio Vázquez

 

Marinero Claudia Ruiz
Marinero Claudia Ruiz /Imágenes: Antonio Vázquez

Escribe tu comentario