Álvaro Morillo (Balck Oak) e Ignacio Pascual de Castro (Todomoto) en el concesionario Green Motor
Álvaro Morillo (Balck Oak) e Ignacio Pascual de Castro (Todomoto) en el concesionario Green Motor - Manuel Gómez
Automoción

La sevillana Todomoto se alía con un fondo inversor para crecer en red y marcas

El grupo familiar sevillano tiene cinco concesionarios y factura 12 millones de euros

SevillaActualizado:

El crecimiento del mercado y de la movilidad eléctrica en el segmento de las dos ruedas son oportunidades de negocio que la empresa sevillana Todomoto no ha querido dejar pasar. Para ganar músculo financiero y poder impulsar su expansión en Andalucía occidental, la compañía de la familia Pascual acaba de firmar una alianza con el nuevo fondo andaluz Black Oak Inversiones, creado recientemente por un grupo de profesionales que han estado vinculados a la gestión de grandes compañías como Agrolimen (Gallina Blanca) o Ybarra.

Fruto de este acuerdo es la constitución —al 50% entre Todomoto y Black Oak — de Grupo Todomoto Automoción (GTA), capitaneado por Ignacio Pascual de Castro y Álvaro Morillo, responsables, respectivamente, de las dos firmas asociadas.

El punto de partida son cinco concesionarios —cuatro en Sevilla y uno en Córdoba—, que facturan 12 millones de euros y distribuyen las marcas de gama alta BMW, Harley-Davidson, Kawasaki y KTM. La superficie de exposición conjunta supera los 4.000 metros cuadrados. «Estamos ultimando el contrato para abrir nuestro quinto punto de venta, que supondrá la entrada en Sevilla de una nueva marca de motos. Estará junto a nuestros dos concesionarios de Bellavista, donde también inauguraremos una nueva tienda de vehículos de ocasión a finales de este mes», explica Pascual de Castro.

«Somos una simbiosis de empresa familiar y equipo de gestión, que vamos a profesionalizar la compañía. Nuestro objetivo es crecer este año un 20%, el doble que el sector, con las nuevas aperturas. En 2019 invertiremos 400.000 euros en la remodelación de los concesionarios y nuestro plan es entrar en otras provincias como Cádiz y Huelva», señala Álvaro Morillo.

Todomoto alcanzó un negocio de 28 millones en el año 2008. La caída de las ventas generalizada en la automoción durante la crisis rebajó sus ventas hasta 7 millones en 2013. En los dos últimos ejercicios las cifras han remontado.

Todomoto distribuye, hasta ahora, motos de gran cilindrada de marcas de gama media-alta. «Vendemos alrededor de 1.500 motos nuevas cada año. En Sevillatenemos el 50% del mercado de motos grandes», apunta el responsable de la empresa familiar.

El plan de negocio pasa también por expandir el rango de productos. Así, la firma introducirá cilindradas más pequeñas, desde los 50 centímetros cúbicos, y también la moto eléctrica. «Queremos cubrir todo el espectro. Captar clientes desde los 15 años y acompañarlos durante toda su vida», subraya Ignacio Pascual de Castro.