Eugenio Suárez Palomares, a la izquierda, y Ernesto Sanguino
Eugenio Suárez Palomares, a la izquierda, y Ernesto Sanguino - ABC
SEVILLA

Sanguino Abogados negocia fusionarse con Suárez Palomares

Antes de verano comenzaron las conversaciones para que el exfiscal y exmagistrado dirija el área penal económico

SevillaActualizado:

El sector de los despachos de abogados en Sevilla no para de registrar movimientos de intensidad en el último año. Después de la creación del bufete Zurbarán y de la incorporación de Pérez Moreno Abogados a la firma Andersen, Sanguino Abogados ha iniciado conversaciones con el exfiscal y exmagistrado granadino Eugenio Suárez Palomares con el fin de fusionar ambos despachos, según fuentes consultadas por ABC.

Los primeros contactos entre ambas partes se produjeron el pasado mes de febrero y antes del verano han comenzado las negociaciones para que se produzca una fusión por absorción. Suárez Palomares Abogados lleva todas las especialidades, salvo Contencioso Administrativo. Todo apunta a que si este noviazgo acaba en boda, Suárez Palomares termine reforzando el área penal económico del bufete Sanguino Abogados.

Suárez Palomares ejerció como fiscal y magistrado durante veinte años y posteriormente pidió excedencia para dedicarse a la abogacía, siendo hoy socio de un despacho que actualmente factura unos 400.000 euros anuales. El abogado motrileño está especializado en Penal Económico, aunque también en delitos contra la salud pública, medio ambiental, delito contra los trabajadores y contra el honor e intimidad. Además, ha sido profesor de la Uned y de la Facultad de Derecho de Sevilla, actividad docente que completó con la preparación de opositores a las carreras judicial y fiscal, así como de letrados de la Seguridad Social.

Sanguino Abogados, que registró en 2018 una facturación de 2,3 millones y prevé cerrar este año con 2,8 millones de ingreso, está experimentando importantes cambios tras la salida de la firma de sus socios José Antonio Romero -experto en fiscal- y Francisco Arroyo -especializado en mercantil-, así como del letrado Alfonso Ollero.

Seis nuevos socios

Para dar entrada a seis nuevos socios, los fundadores del despacho —Ernesto Sanguino y José María Rodríguez Díaz-Alfaro— han realizado una ampliación de capital social de 500.000 euros. Los nuevos socios son Vanessa Villegas, letrada del bufete, especializada en derecho administrativo; el economista Jesús Maza, como consejero y responsable de organización interna del bufete; el economista Adrián Fernández Romero, que se ocupará del área de Corporate (operaciones financieras, corporativas y M&A); el economista Manuel Sanjuán, que llevará el departamento financiero y Manuel Romero, especialista en laboral, y Diego Laffón para reforzar el área civil.

Recientemente se ha incorporado a la firma la abogada María José Torres, hasta ahora directora jurídica de Prasa, que se ocupará del área mercantil. Por otra parte, se ha trasladado a la sede que Sanguino Abogados tiene en la Casa Ybarra del Prado de San Sebastián, en Sevilla, el despacho de Francisco Cabrera, especialista en materia fiscal y auditoría. No obstante, no se ha producido una integración del despacho de Francisco Cabrera en Sanguino Abogados.

Actualmente Sanguinio Abogado está especializándose en productos como la implantación de la huella de carbono, el compliance y, de manera especial, las operaciones de adquisición, venta y fusiones de empresas, así como financiaciones alternativas.