Rosalía Portela accedió a la presidencia hace menos de diez meses
Rosalía Portela accedió a la presidencia hace menos de diez meses - EDUARDO SAN BERNARDO

La presidenta de Deoleo dimite tras dar por culminado el ajuste de la aceitera

El capital de la empresa cordobesa se reduce en 323 millones para «actualizar» su valor

SEVILLAActualizado:

Una de las industrias más importantes de Córdoba, que figura en puestos de cabeza en el ranking empresarial por facturación, vuelve a dar un golpe de timón para tratar de enderezar su rumbo. La multinacional aceitera Deoleo, fabricante de marcas líderes comoCarbonell, Bertolli o Carapelli, decidió en 2014 establecer su sede central en esta provincia, donde tiene su mayor planta industrial.

La factoría de Alcolea delRío concentra hoy por hoy toda la actividad productiva de Deoleo en el mercado nacional, tras la venta de la fábrica de Antequera a la cooperativa Dcoop y la externalización de la producción de aceites de semillas. Este ajuste de la estructura de Deoleo, que la empresa consideraba sobredimensionada, ha afectado también a la plantilla cordobesa, que ha sufrido un ERE este mismo año en el que se han perdido 50 empleos.

Deoleo lleva tres años —desde la entrada del fondo británico CVC Capital Partnerscomo máximo accionista con un 50,01% del capital— tratando de revertir una situación crítica. Las pérdidas de 179 millones de euros de 2016, sumadas a los números rojos de 61,3 millones de un año antes en 2015, hicieron saltar todas las alarmas y el 28 de febrero pasado la compañía anunció que había incurrido en «causa de disolución», ya que su patrimonio neto había caído hasta representar menos de la mitad de su capital.

Ayer, la junta general de accionistas adoptó nuevas decisiones relevantes que abren una nueva fase para la compañía. La presidenta ejecutiva de la compañía, Rosalía Portela, que fue designada en septiembre de 2016, anunció ayer su dimisión a la junta de accionistas, una decisión que, según explicó en una carta, responde a que considera culminada la reestructuración patrimonial y operativa que se había propuesto al asumir el cargo hace menos de diez meses. Acciones encaminadas a hacer una valoración «realista y actualizada» de todos los activos de la compañía.

En esta tarea ha participado el consejero delegado, Pierluigi Tosato, que a partir de ahora ostentará también la presidencia de Deoleo.

Tras la renuncia de la primera ejecutiva, los accionistas de Deoleo aprobaron una reducción de capital de 323,3 millones de euros propuesta por los gestores de la sociedad, lo que le permitirá recuperar el equilibrio patrimonial y salir de la llamada «causa de disolución».En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la aceitera informa de la aprobación de todos los puntos del orden del día durante la junta de accionistas, entre los que se encontraba tanto esta operación como las cuentas del pasado año y el informe de gestión.

La reducción de capital supondrá una disminución de 28 céntimos en el valor nominal de las más de 1,15 millones de acciones de Deoleo, que de esta forma pasarán de 38 a 10 céntimos. La medida persigue «restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad, disminuido a consecuencia de pérdidas (de 2016), así como de la constitución de reservas voluntarias». Se destinaron 275,5 millones a la compensación de pérdidas y 47,8 millones a reservas.

El declive de Deoleo se ha producido, paradójicamente, en un buen momento de precios para el aceite de oliva, que algunos consideran «excesivo», aunque también en un mercado al alza para las marcas blancas en detrimento de las ventas de producto con enseña propia.