El cultivo del arroz está protegido durante tres años por la cláusula de salvaguardia
El cultivo del arroz está protegido durante tres años por la cláusula de salvaguardia - Raúl Doblado
Agricultura

El precio del arroz cáscara se recupera tras la cláusula de salvaguardia

La mejora de las cotizaciones del arroz blanco se notará a partir de marzo, según el Ministerio

SevillaActualizado:

La imposición de aranceles a las importaciones europeas de arroz procedentes de Camboya y Birmania, tras la reciente aprobación de la cláusula de salvaguardia, muestra las primeras consecuencias positivas para el sector arrocero español en general y para el sevillano el particular, al ser Sevilla la primera provincia productora de arroz de España, con 38.000 hectáreas cultivadas en las marismas del Guadalquivir.

De hecho, los efectos sobre la recuperación de los precios tras la activación de los derechos arancelarios el pasado mes de enero «ya son visibles en el arroz cáscara» aunque todavía no están siendo perceptibles «en el valor del arroz blanco».

Así lo ha confirmado la subdirectora general de Cultivos Herbáceos e Industrialesy Aceite de Oliva del Ministerio de Agricultura, Silvia Capdevilla, durante su participación la en la XVIII edición del Día del Arroz, un encuentro organizado por Asaja Sevilla y la Federación de Arroceros de Sevilla y que tuvo lugar en la finca Isla Mínima de La Puebla del Río.

Capdevila ha declarado que «los precios están empezando a mejorar en arroz cáscara y están recuperándose del orden próximo al 10%». La razón es que «hay menos oferta en el mercado de arroz bruto y eso genera que las industrias estén comprando grano y estén mejorando precios, pero en el arroz blanco (ya descascarillado) todavía no lo estamos notando».

En este sentido, la representante de la Administración central se ha mostrado confiada en que «a partir de este mes mejoren los precios del arroz blanco, una vez estén cerrados todos los contratos de aprovisionamientos procedentes de importaciones». De hecho, «en Italia la recuperación de los precios del arroz índica es ya notable en todas las categorías, pues la mejora ha empezado antes y está siendo en mayor proporción que en España».

Otra de las consecuencias de las importaciones masiva de arroz de grano índica procedente de Camboya y Birmania, que hasta la activación de la cláusula de salvaguardia entraban en Europa a coste cero tras la firma de la iniciativa EBA (Everything but arms, todo menos las armas), ha sido «la pérdida de cuota del mercado europeo para el arroz español». De hecho, «España ha reducido su cuota de exportación al mercado europeo un 33% en la última campaña», ha señalado Silvia Capdevila, quien ha explicado que estas barreras en la comercialización de la producción han tenido efecto en el campo, donde «se han perdido 22.000 hectáreas de cultivo, al pasar de 122.000 en 2012 a las 104.000 registradas en la campaña de 2018».

La imposición arancelaria es muy reciente, ya que el Reglamento de Ejecución 2019/67 que impone las medidas de salvaguardia se publicó el pasado 17 de enero y estará en vigor durante tres años. Periodo en el que se aplicará un arancel normal de 175 euros por tonelada en el primer año, de 150 euros por tonelada en el segundo año y de 125 euros en el tercero.

En Italia la recuperación de los precios ha empezado antes y está siendo en mayor proporción

Un corto periodo en el que el sector «podrá respirar un poco», pero en estos años «no hay que dormirse en los laureles», ha insistido Silvia Capdevila, que ha animado al sector a aprovechar este tiempo para acometer retos pendientes como el de la promoción. En este sentido, ha informado de que «la Unión Europea pone a disposición del sector arrocero una partida de 2,5 millones de euros para campañas de promoción con el requisito principal de que las lleven adelante, de manera conjunta, dos Estados miembros».

Mercosur

Estos aranceles a Camboya y Birmania, que llegan tras las reiteradas peticiones de organizaciones agrarias como Asaja y la Federación de Arroceros de Sevilla, que en las últimas campañas estaba encontrando serios problemas para comercializar su producto en la Unión Europea, provocará un cambio de los flujos comerciales y, previsiblemente, «un incremento de las importaciones de arroz procedente de los países de Mercosur», ha denunciado Capdevila.

En las negociaciones de la Unión Europea con Mercosur (que incluye a los países de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) se han puesto sobre la mesa intereses económicos entre los que destaca la mejora de las condiciones de acceso al mercado europeo para las exportaciones de arroz. Y es que Mercosur copa el 5% de la producción mundial de arroz, por lo que la intención que se baraja es la de facilitar la entrada de hasta 100.000 toneladas anuales de este grano a los mercados comunitarios procedentes del Mercosur. Si la UE cede a la eliminación de las barreras comerciales con Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay el sector arrocero europeo «volverá a tener serios problemas para colocar su producción».

Por ello, los arroceros han exigido a la Comisión Europa que realice un informe exhaustivo de las repercusiones económicas, laborales, sociales y medioambientales que tendría sobre el cultivo el acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur.