Alonso Navarro, director comercial de Frupal SAT
Alonso Navarro, director comercial de Frupal SAT - ABC
Entrevista

«El espárrago de Los Palacios tiene gran proyección internacional»

Alonso Navarro, director comercial de Frupal SAT, apuesta porque otros productos sigan los pasos del afamado tomate

SevillaActualizado:

«La diversificación ha sido siempre nuestra bandera», asegura el director comercial de la SAT Frupal, Alonso Navarro, un afán de renovación continua que lleva a esta empresa de Los Palacios a abandonar el cultivo de los cítricos y de fruta de hueso característico de la Vega del Guadalquivir y a especializarse en la producción de hortícolas (espárrago, tomate, calabacín y patata) y de frutas como la sandía, el melón y la uva de mesa.

En total, la SAT produce 14 millones de kilos y aunque la idea primaria era comercializar solo la producción propia (procedente de unas cien hectáreas) a día de hoy «son centenares los agricultores y cooperativas del entorno que consideran nuestra red comercial como la mejor opción para vender sus productos». Tras la fama alcanzada por el tomate de Los Palacios, Frupal continúa trabajando «para incorporar esta dinámica a otros productos hortícolas muy relevantes en la zona».

¿Por qué decide la SAT cambiar de estrategia y prescindir del frutal de hueso?

La fruta de hueso, como el mercado y las técnicas de cultivo, está en constante evolución. En los últimos años, la presión de orígenes con climas más benignos, la continua evolución varietal y la influencia de la globalización han desembocado en una falta de rentabilidad. Esto ha provocado muchos arranques de frutal de hueso en la provincia de Sevilla y en Frupal decidimos apostar por otros cultivos con más proyección, como las hortícolas.

¿En Sevilla hay potencial para la producción de hortalizas en extensivo?

Sevilla ha sido, es y será muy relevante y competitiva en todo lo que a producción hortícola se refiere. Pero eso no quiere decir que esté exenta de desafíos. Disfrutamos de una mezcla de tierra, clima, agua y tradición envidiables, pero nos queda mucho que mejorar en infraestructuras, innovación, ahorro energético e hídrico. Un factor determinante es el relevo generacional y la cualificación técnica que necesariamente esa renovación aportará. Hoy en la agricultura tenemos al alcance tecnologías a las que el agricultor tradicional debe adaptarse y ahí la Administración debe ejercer un papel dominante.

¿Cuál es el cultivo principal?

Es difícil seleccionar un cultivo como el más relevante. Respecto a proyección internacional sería el espárrago verde, y respecto al mercado nacional el tomate de Los Palacios. Ambos, por calidad, son productos que nos permiten un factor diferenciador en el mercado y son cultivos en los que estamos creciendo, produciendo alrededor de 600 toneladas de espárragos y unas 3.000 toneladas de tomate. Luego, como novedad, estamos incorporando una extensa gama de lechugas de alta calidad.

¿El espárrago sigue en expansión?

Sí. Hemos crecido en mayor medida en espárragos, tomates y sandías. En cuanto al espárrago verde, en los últimos años hemos ampliado mucho nuestro radio de influencia en el suministro. De hecho, actualmente tenemos recogidas no sólo en Sevilla, sino también en Cádiz, Córdoba y Huelva, lo que nos permite ampliar nuestra presencia en los mercados europeos.

En el caso del tomate, Frupal está trabajando en recuperar variedades que se estaban perdiendo, como es el tomate Horticampo...

Una de las más repetidas demandas de los clientes es recuperar el sabor de antaño en el tomate. Eso hace que consideremos una obligación mejorar nuestras variedades, recurriendo a optimizar las antiguas, adaptándolas a las necesidades actuales. Así nació el tomate Horticampo. Pero la producción que facilita es escasa y por eso seguimos buscando incorporar variedades que aúnen producción y sabor.

Ante la tradición de municipios como Los Palacios en el cultivo del tomate y otras hortalizas, ¿resulta más difícil innovar?

Innovar conlleva dos cosas que nunca son fáciles: inversión y riesgo. Pero es algo que hoy es incuestionable y el agricultor tradicional es consciente de ello. Nuestros productores han sabido siempre adaptarse a mejorar su producto y son conscientes de que el consumidor tiene muchas opciones y que tenemos que cuidar lo que ofrecemos para ser la opción elegida. En los últimos años son muchos los agricultores que van incorporando técnicas vanguardistas pero necesitamos una mejor financiación para acometer estas innovaciones.

Tras la obtención de la marca «Tomate de Los Palacios» ¿habría otra hortaliza en el municipio candidata a tener un sello propio?

La creación y puesta en marcha de la Asociación de Productores de Tomate de Los Palacios, a la que pertenecemos, ha sido determinante para lograr la Marca Nacional Colectiva «Tomate de Los Palacios». El que después de muchos años todas las empresas y la corporación municipal rememos juntos para mejorar la producción y la difusión de nuestro producto más conocido está provocando un aumento de la cosecha. Nos queda mucho que mejorar, pero vamos en buen camino y seguro que iremos incorporando esta dinámica a otros productos que ya son muy relevantes en la zona.