El empresario andaluz Gerardo Pérez, presidente de Faconauto
El empresario andaluz Gerardo Pérez, presidente de Faconauto - Juan Flores
Mercado automovilístico en Andalucía

Los concesionarios piden un plan andaluz de incentivos al coche eléctrico

En 2018 se vendieron casi 150.000 automóviles en la comunidad, aunque el diésel cayó un 18%

SevillaActualizado:

El presidente de Faconauto, el empresario jiennense Gerardo Pérez, destaca que 2018 ha sido un buen año para el sector, y podría haber sido mejor si no se hubiese alimentado «la polémica en torno a las motorizaciones de combustión, que empezaron con el diésel y han continuado con la gasolina», señala. El también presidente de GrupoJapamesa señala que «algunas declaraciones precipitadas por parte de responsables políticos han hecho que el cliente tenga una confusión importante y esté paralizando su decisión de compra».

Sobre el mercado andaluz destaca que el comportamiento ha sido muy parecido al del resto de España en un marco de crecimiento general, con la excepción de Cataluña. No obstante, señala que también en Andalucía «la caída del diésel ha sido muy importante por la demonización que se ha hecho de esta tecnología». En concreto, el descenso de las ventas de coches de gasóleo en 2018 fue del 18,6% en la región, dos puntos menos que la media nacional.

Gerardo Pérez subraya que en Andalucía, a diferencia de otras comunidades, como Madrid, Valencia o Cataluña, no existe un plan de incentivos a la compra de vehículos eficientes (eléctricos, híbridos o de gas natural). El empresario andaluz asevera que «cuando se ataca al diésel, se ataca al coche que tienen muchos conductores» y añade: «Si vamos a prohibir la circulación al diésel tenemos que darle una alternativa; y si la alternativa es un coche eléctrico, que es caro, la administración tiene que ayudar a los consumidores a que manden al desguace su vehículo viejo y puedan comprar uno nuevo más eficiente».

El presidente de Faconauto espera que cuando se despeje la situación política, el sector pueda reunirse con la administración andaluza para configurar «un plan consistente». Un mercado tan importante como el andaluz, el tercero tras el de Madrid y Cataluña, debe impulsar el crecimiento de la movilidad eléctrica, «que a día de hoy es prácticamente nula en el segmento de particulares», recalca. Y apunta que «el gran problema» en Andalucía es que hay siete millones de coches de más de 10 años circulando. «Eso es absolutamente inasumible para el Medio Ambiente», concluye.