Revisión de ganado bovino en Andalucía
Revisión de ganado bovino en Andalucía - ABC

Andalucía, a unos pasos de erradicar la brucelosis

En el caso del ovino-caprino, Cádiz ya está indemne de la enfermedad y en 2019 se espera que llegue la calificación de la UE a Sevilla, Córdoba y Huelva

SevillaActualizado:

El esfuerzo de los ganaderos andaluces, apoyados por las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) y de la Junta de Andalucía, para avanzar en la sanidad animal de la cabaña ganadera está dando sus frutos. Al menos, en lo que a la enfermedad de la brucelosis se refiere.

El Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) ha publicado la inclusión de Cádiz como provincia indemne en la lista de territorios oficialmente libres de brucelosis ovina y caprina, lista en la que se prevé que a lo largo de este año 2019 se incluyan también las provincias de Sevilla, Córdoba y Huelva. No en vano, el ejercicio 2018 se ha cerrado con la comprobación de que dichas tres provincias andaluzas cumplen los requisitos para la calificación por la UE como oficialmente indemnes de la enfermedad.

En Andalucía Oriental (Almería, Granada, Jaén y Málaga), provincias históricamente endémicas, se continuará con la aplicación del programa de erradicación de la enfermedad y se controlarán todas las explotaciones ganaderas, con el objetivo de alcanzar niveles de prevalencia e incidencia próximos a cero.

«Hay que seguir trabajando pero el que haya una provincia oficialmente indemne y otras tres a las puertas de estarlo es una muy buena noticia, especialmente para los ganaderos de ovino y caprino, un sector en frágil equilibrio», declara el técnico responsable de ganadería de Asaja Sevilla, José Manuel Roca.

Esta calificación, además de confirmar la mejora de la sanidad animal de la cabaña ganadera andaluza, «conlleva una mayor flexibilización a la hora de realizar las pruebas sanitarias que establecen los Programas Nacionales, lo que implica un ahorro importante en costes al sector productor y también facilita el movimiento de los animales», subraya Roca.

De hecho, en la provincia de Cádiz, «sólo habrá que vacunar al 10% del censo de los animales», a determinación del Servicio de Sanidad Animal de la Junta de Andalucía, y en el caso de Sevilla, Córdoba y Huelva «se vacunará un tercio del rebaño de ovejas y cabras».

Respecto a la ganadería bovina, son las provincias orientales las que toman la delantera en la lucha contra esta enfermedad. Así, la Unión Europea ha publicado la inclusión de Granada, Almería y Jaén en la lista de territorios oficialmente indemnes de brucelosis bovina. Por tanto, en las comarcas ganaderas de dichas provincias sólo será preciso sanear el 20% del rebaño y animales con más de 24 meses de edad.

Pese a la buena evolución en el control de la brucelosis, Asaja Sevilla pide a los ganaderos «que no bajen la guardia» y que estén ojo avizor «ante síntomas que son fácilmente identificables como un posible contagio, como es el caso de un aumento del número de abortos en el último tercio de la gestación de los rumiantes», apunta el técnico José Manuel Roca.

Otras enfermedades

Siguiendo con la ganadería bovina, la tuberculosis es otra enfermedad que ha tenido una evolución positiva en la comunidad, ya que «hace cuatro años, la prevalencia en zonas concretas alcanzaba el 20%, encabezando Andalucía el ranking nacional en positivos de tuberculosis, mientras que actualmente se sitúa en el 8%», señala Roca.

Se trata de una enfermedad que causa enormes pérdidas al sector productor, ya que no hay vacunas para su tratamiento, por lo que si tras los análisis en una explotación hay positivos en tuberculosis, ese ganado irá a sacrificio, quedando además bloqueados el resto de los animales. Por tanto, a los costes económicos que debe soportar el ganadero con positivo de tuberculosis en su explotación, se añade un perjuicio mayor, como es «la pérdida de mercados que hoy día son fundamentales para mantener los precios del bovino», apunta el técnico de la patronal agraria.

Con la globalización de los mercados, evitar el salto de una enfermedad de un país a otro pasa por extremar los controles y las medidas preventivas. Es lo que demandan los productores andaluces ante la aparición de un foco de fiebre aftosa en Marruecos, enfermedad altamente contagiosa, que puede afectar al ganado bovino, ovino-caprino y porcino. Andalucía, por su situación geográfica, «actúa como barrera sanitaria frente al resto de Europa», por lo que Asaja insiste en «la importancia de aplicar unas adecuadas medidas de bioseguridad en las explotaciones y en el transporte de los animales», así como en «garantizar el buen funcionamiento de las explotaciones centinelas de la comunidad autónoma». No obstante, José Manuel Roca denuncia que esta contención sanitaria «se hace, sobre todo, a costa del bolsillo de los ganaderos», un coste que, «en gran medida debería compensar la Unión Europea».