Socorro Moreno. presidenta y fundadora de la cooperativa Utreace
Socorro Moreno. presidenta y fundadora de la cooperativa Utreace - ABC
Entrevista

«La amenaza de la aceituna verde no está en EEUU, sino en Egipto»

Socorro Moreno, presidenta de la cooperativa Utreace, augura una nueva etapa en el verdeo sevillano

SevillaActualizado:

Este año, la cogida de la aceituna a partir del mes de septiembre, «marcará un punto de inflexión en el verdeo». Así lo vaticina Socorro Moreno, presidenta y fundadora de la cooperativa olivarera de Utrera, Utreace, integrada en Agro Sevilla (empresa líder en la exportación mundial de aceitunas) desde 2015.

Utrera es la principal productora nacional de aceitunas gordales. En concreto, la cooperativa abarca 800 hectáreas de olivar tradicional, el 80% de la variedad gordal y el 20% restante de aceitunas manzanilla, con una producción conjunta que ronda los tres millones de kilos. Es la única cooperativa que suministra aceituna gordal a Agro Sevilla, quien se encarga de comercializarla de manera íntegra en Estados Unidos. Un país que ha declarado la guerra a la aceituna negra española pero que, por ahora, deja tranquila a la aceituna verde, sobre la que no pesan aranceles. Por ello, la presidenta de Utreace asegura que «el enemigo para la gordal y la manzanilla no es Estados Unidos, sino Egipto, quien junto con Turquía pisan los talones a España en la oferta mundial de aceituna de mesa».

—¿Cómo prevé la próxima campaña del verdeo la cooperativa?

—El campo viene más atrasado por la climatología, pero prevemos una cosecha similar a la de 2017, entorno a los tres millones de kilos. Llevamos dos campañas con precios muy bajos, que siquiera cubren costes de producción. De hecho, en los dos últimos años se han arrancado en Utrera unas 500 hectáreas de olivar gordal. No obstante, hay que esperar a ver las cartas de todos los productores a nivel mundial pues, según sea la oferta y los stocks acumulados así serán las cotizaciones. En cualquier caso, la campaña de 2018 marcará un punto de inflexión en el verdeo, ya que la ofensiva comercial desatada por el Gobierno de Donald Trump obliga a los productores españoles a buscar nuevos mercados.

—En 2015, Utreace da un paso importante y se integra en Agro Sevilla. ¿Cómo le afecta a la cooperativa de Utrera los aranceles impuestos a la aceituna española en Estados Unidos?

—Los aranceles sólo afectan a la aceituna negra y no a la verde. No obstante, Agro Sevilla, que exporta prácticamente la totalidad de su aceituna, produce un 70% de negra y un 30% de verde. Su principal mercado es Estados Unidos (EEUU), donde está el 25% de su negocio, es decir, uno de cada cuatro euros que factura procede de ese país. De ese 25% del negocio que gestiona la filial de Agro Sevilla en EEUU (Agro USA), el 15% procede de aceitunas negras y el 10% de manzanilla y gordal. Utreace tiene 1,2 millones de capital en Agro USA, por lo que el futuro de la filial y la cuenta de resultados también nos afecta. En cualquier caso, el enemigo más inmediato para la gordal y la manzanilla no es Estados Unidos, sino Egipto.

—Un productor de peso, ¿no?

—Egipto, junto con Turquía, pisan los talones a España en la oferta mundial de aceituna de mesa. Además, en Egipto, en los últimos años, se ha extendido la producción de una aceituna de mesa muy parecida a la gordal, pero que se vende en el mercado a un coste muy inferior. De hecho, hay empresas sevillanas que se han ido a Egipto a transformar al estilo sevillano la aceituna que se produce allí. La preparación de la manzanilla está muy conseguida y la de la gordal también.

—La producción de aceituna negra se ha reducido en Agro Sevilla. ¿Crecerá la demanda a las cooperativas de aceituna verde?

—La oxidación de la aceituna se ha reducido en la fábrica un 15%, por lo que el porcentaje de aceitunas verdes que comercializará Agro Sevilla va a crecer en esta campaña y la idea es seguir abriendo mercado. Hasta ahora la promoción de la aceituna se ha centrado únicamente en Estados Unidos. La campaña de la Interprofesional (Interaceituna) con el chef José Andrés fue un éxito, pero no es bueno tener todos los huevos en la misma cesta. Hay que diversificar las inversiones en promoción. Apenas se han hecho campañas en China o en Japón, y a pesar de no trabajarse, se están comercializando también aceitunas en estos mercados. Tenemos todavía mucho que aprender del aceite de oliva.

—¿Tiene futuro el olivar gordal ante la competencia de nuevas variedades mecanizables?

—El olivar gordal se tiene que reconvertir, pero no podemos tirarnos a la piscina sin por lo menos un flotador, y ese flotador es la investigación. Pero hasta ahora no ha interesado aplicarla a un sector tan minoritario.