Sede de Neoenergía, filial de Iberdrola, en Sao Paulo
Sede de Neoenergía, filial de Iberdrola, en Sao Paulo - EFE

Tres céntimos por acción separan las ofertas de Iberdrola y Enel por Eletropaulo

Ambos grupos se presentarán el 4 de junio a la subasta de la distribuidora eléctrica brasileña

MadridActualizado:

La italiana Enel y la española Iberdrola –a través de su filial Neoenergía– mantienen una guerra desde hace semanas para hacerse con Eletropaulo, una de las mayores distribuidoras eléctricas de Brasil con 7,2 millones de puntos de suministro entre las viviendas e industrias de la mayor y más rica ciudad suramericana.

Hasta ahora y después de varias opas y contraopas, la mejor oferta la ha presentado Enel, que ofrece unos 7,55 euros por acción, mientras que Neoenergía daría 7,52 euros por título. Es decir, solo tres céntimos de diferencia.

En cualquier caso, el ganador de esta guerra no se conocerá hasta el próximo día 4 de junio, fecha en la que las autoridades locales celebrarán una subasta por Eletropaulo a la que en principio solo acudirán Enel e Iberdrola. En esta carrera también estuvo Energisa, otra de las grandes distribuidoras de Brasil, pero decidió retirarse hace unos días «por prudencia financiera» al ver cómo iban subiendo las ofertas por la distribuidora. A mediados de abril, Neoenergía ofreció 6,02 euros por título, pero horas después, Enel mejoró la oferta hasta 6,65 euros. Posteriormente, ambas fueron subiendo sus respectivas ofertas, hasta los actuales 7,55 y 7,52 euros por acción.

En la intensa disputa por Eletropaulo está en juego el liderazgo del sector de la distribución eléctrica en Brasil, que ostenta actualmente, en términos de volumen, CPFL Energía, controlada por la china State Grid. Neoenergía, por su parte, es líder en número de clientes.

Pero la batalla por Eletropaulo ha ido más allá de las opas y las dos mayores eléctricas europeas se han enzarzado en un cruce de acusaciones, sobre todo porque Enel –accionista mayoritario de la española Endesa– es aún una compañía pública. Incluso, Iberdrola presentó hace un mes una queja ante la Comisión Europea, a la que trasladó «su convicción de que Enel no actúa conforme a criterios de mercado y adopta decisiones ajenas a toda lógica empresarial, escudándose en su condición de empresa pública y casi monopolística en sus mercados, con el resultado de que no se compite en igualdad de condiciones».

En este sentido, el presidente de Neoenergía, Mario Ruiz-Tagle, ha criticado el desequilibrio en la pugna por el control de Eletropaulo y ha advertido de que la compañía no está dispuesta a «hacer locuras» en sus ofertas. En una entrevista con Efe, el chileno Ruiz-Tagle aseguró que Enel, que por el momento ha presentado la mejor oferta por el control de Eletropaulo, «corre con "doping"» al ser una empresa estatal.

También ha expresado su temor de que la subasta «a voz» pueda beneficiar a Enel. «Yo, siendo empresa privada, teniendo responsabilidad sobre la salud financiera de la compañía, me encuentro con un competidor que es una empresa estatal extranjera que viene al país en busca de territorio, sin límite de retorno, de precio y rentabilidad». Ruiz-Tagle ha dicho que Neoenergía tiene «límites razonables» y no está dispuesta a «hacer locuras. El número lo tengo muy claro y de eso no pasaremos».