Michaela Reischl, de RSC, y Víctor de Bobes, de Comunicación, presentaron la memoria
Michaela Reischl, de RSC, y Víctor de Bobes, de Comunicación, presentaron la memoria - JOSÉ RAMÓN LADRA

La sostenibilidad, centro de la estrategia de Lidl en España

La cadena se convierte en líder del sector de distribución en responsabilidad social

MADRIDActualizado:

Las palabras, como las monedas, cuando circulan en exceso se devalúan. Eso ocurre con el concepto sostenibilidad, que está de moda, pero que para Lidl «está en el ADN del negocio», aseguran sus responsables en España. La cadena aspira a ser el supermercado de referencia en nuestro país en materia de responsabilidad social y sostenibilidad, porque «no entendemos hacer las cosas si no es de forma sostenible», afirma Michaela Reischl, directora de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Lidl en España en la presentación de la primera memoria en este campo de la compañía.

De hecho, Lidl empezó el año con el compromiso de dejar de vender huevos de gallinas enjauladas. Un cambio de paradigma en favor del bienestar animal que ha tenido el premio de un incremento del 25% en las ventas de este producto. También la leche fresca de sus tiendas proviene exclusivamente de vacas con el doble certificado de pastoreo y de bienestar animal.

Otro hito ha sido la eliminación de las bolsas de plástico, proceso que culminará a finales de año para que no haya ninguna de sus 550 tiendas en España que las venda. En cuanto a repercusión en la economía española, la cadena mantiene una inversión anual de 3.900 millones de euros en el campo y proveedores españoles, de los que 2.200 se exportan para su red de más de 10.500 establecimientos en 30 países europeos y Estados Unidos

Productos más sanos

Una sostenibilidad que alcanza la reformulación de los alimentos para que sean más sanos. «El año pasado eliminamos mil toneladas de azúcar de nuestras bebidas y refrescos en el afán de ofrecer un surtido más saludable», subraya Víctor de Bobes, responsable de Comunicación. Además, reclaman a sus proveedores que las materias primas tengan origen sostenible, como ocurre con sus chocolates con certificado de sostenibilidad de buenas prácticas agrícolas.

El directivo también señala que Lidl es un multiplicador de la economía española. Según un estudio de PWC, por cada empleo que la cadena genera en su plantilla de 13.000 profesionales, se crean 7 puestos de trabajo más en el resto de la economía del país. «Y por cada euro de los resultados obtenidos en nuestras tiendas se genera otros 17 euros de riqueza para España y contribución al PIB, señala De Bobes.

En materia laboral, la cadena firmó en 2016 su primer convenio colectivo con el mejor salario del sector en España. Un hito de remuneración al que se une la ausencia de brecha salarial por cuestiones de género y una constante apuesta por la empleabilidad de sus trabajadores, al igual que en la cantidad y calidad de la formación de los jóvenes en España. Según un informe de PWC, Lidl dedica el triple de horas de formación a sus empleados que la media del sector, además de liderar una decidida apuesta por la FP dual en nuestro país.

En términos medioambientales también saca pecho la cadena, hasta el punto de asegurar que consume un 37% menos de energía por metro cuadrado que la media del sector de la distribución. AENOR concedió el año pasado el certificado de residuo cero a la plataforma más sostenible de Europa, que es la que Lidl tiene en Alcalá de Henares (Madrid). También en este punto, Lidl se ha convertido en el primer distribuidor de España con resíduo cero en todas sus plataformas logísticas en la península. En el mismo campo, esta semana la cadena ha obtenido el reconocimiento de AECOC, al reducir en 5 años un 27% las emisiones de CO2, gracias a una distribución de camiones a gas natural.

Eslogan «74Bien estoy con Lidl»

Bajo el eslogan «Bien estoy con Lidl», la compañía quiere enmarcar su estrategia comercial para poner en valor sus medidas medioambientales, de bienestar animal y la reformulación más saludable de sus productos. Un compromiso que vinculan a la frescura. Por eso, un tercio de su surtido ya es fresco: fruta, verdura, horneado de pan varias veces al día, pescado y carne. En los productos del mar, Lidl ha apostado por el sello azul de MSC que certifica una pesca sostenible y ya tiene el 35% de su sustido de pescado certificado, pero el objetivo es que el año próximo aumente al 50%.

Reischl entiende la sostenibilidad en los 360 grados de relación con la sociedad. «No solo somos líderes en precio, calidad y buena experiencia de compra, sino que lo hacemos de forma sostenible, tanto en el plano económico como social y medioambiental», añade. Y concluye: «Nuestro objetivo es seguir avanzando con más medidas en materia de sostenibilidad y ya estamos trabajando en muchos otros proyectos de cara al futuro para seguir siendo el supermercado más sostenible de España y crear valor compartido para la sociedad, nuestros colaboradores, empleados y clientes».

La venta de huevos de gallinas libres de jaulas se dispara un 25% en Lidl: Lidl arrancó este año con la venta de huevos únicamente de gallinas no enjauladas, después de coordinar con sus proveedores las nuevas condiciones de bienestar de estos animales. El consumidor lo ha premiado con un incremento de las ventas de huevos del 25%.

Las 550 tiendas dejarán de vender bolsas de plástico a finales de año: Lidl se ha convertido en la primera cadena de supermercados en eliminar las bolsas de plástico de la compra, en un proceso que culminará a finales de año en sus 550 tiendas, lo que supone haber dejado de ingresar 1,5 millones de euros anuales.

Certificación de Energía Verde y reducción del 27% de emisiones de CO2: La cadena ha recibido la certificación Energía Verde que acredita que el 97% de toda la energía que utiliza en sus tiendas, centros logísticos y oficinas es de origen renovable. En 2017 instaló 73.000 metros cuadrados de paneles solares, equivalentes a 15 campos de fútbol. También ha reducido un 27% las emisiones de CO2 de sus procesos logísticos en 5 años, según certifica AECOC.