Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb
Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb - EFE

La Sareb provisionará más de 500 millones al retasar sus activos

El banco malo ultima la adaptación del precio de la mitad de su cartera a la norma contable del supervisor

MADRIDActualizado:

La Sareb, la sociedad en la que cajas con ayudas públicas aparcaron créditos morosos e inmuebles adjudicados, tiene menos de un mes para poner a precio de mercado la mitad de sus activos, como le impuso una nueva circular contable del Banco de España. Esa retasación obligará al llamado «banco malo» a registrar nuevas pérdidas en el valor de parte de esos activos. Según señalan varias fuentes financieras a ABC, la entidad tendrá que hacer provisiones por más de 500 millones de euros para cubrir ese deterioro.

Desde la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria ( Sareb) recuerdan, sin embargo, que la compañía todavía está haciendo esos cálculos y que por tanto no hay aún una cifra oficial sobre cuál será la cuantía total de los saneamientos que tendrá que aplicar contra la cuenta de resultados de 2015. Y reiteran que la entidad, que además está revisando su plan de negocio, tiene deuda convertible suficiente con la que absorber ese impacto contable.

El Banco de España aprobó en octubre la versión definitiva de su circular contable para la Sareb, que entre 2012 y 2013 absorbió 50.781 millones de euros en activos inmobiliarios -el 80% créditos y el 20% inmuebles- de las entidades financieras apuntaladas con dinero de los contribuyentes. Ese traspaso se hizo a un precio medio menos un descuento uniforme según el tipo de cartera.

El supervisor ha obligado a la s ociedad a valorar periódicamente, uno a uno y a precio de mercado tanto los inmuebles como los préstamos morosos que acumula. A finales de este ejercicio deberá haber retasado la mitad de su portafolio, y el resto antes del 31 de diciembre de 2016. En conjunto, este ejercicio le exigirá repreciar más de 100.000 inmuebles propios, 400.000 en garantía y unos 70.000 préstamos.

La entidad de gestión presidida por Jaime Echegoyen admitió tras conocerse el detalle de la circular contable que esa retasación le generará minusvalías netas y por tanto nuevas necesidades de provisiones o saneamientos. La sociedad ya anunció entonces que los podrá cubrir perfectamente convirtiendo en capital una parte de los 3.600 millones de euros en deuda subordinada que emitió durante su creación, que representa el 75% de sus recursos propios y que está en manos de los bancos accionistas.

Es decir, las entidades financieras canjearán esa deuda por acciones de la sociedad. Con esta solución se pretende evitar que los accionistas tengan que aportar más capital. Eso sí, y según fuentes del sector, los bancos tendrán que acabar provisionando en sus cuentas por su inversión en el «banco malo».

Cabe recordar que las entidades financieras poseen el 55% del capital social de la Sareb, y el FROB, un organismo público, el 45% restante.

Esas provisiones adicionales afectarán también a los resultados de la Sareb, que en los dos ejercicios anteriores ya hizo saneamientos por un total de 978 millones de euros, lo que le llevó a registrar pérdidas de 261 millones en 2013 y por 585 millones en 2014.