«Responsabilidad y sostenibilidad son dos caras de la misma moneda»

Francisco Román, presidente de la Fundación SERES, afirma que «la dimensión social de las empresas ha dejado de ser algo de unos pocos a estar en la estrategia de las compañías»

ABCActualizado:

La Fundación Sociedad y Empresa Responsable (SERES) cumple una década inmersa en proyectos para seguir contribuyendo a aumentar el compromiso social de las empresas, que a su vez ayuda al crecimiento de las compañías. Su presidente, Francisco Román, detalla los desafíos que tienen todavía por delante las empresas y que están consiguiendo gracias a este movimiento transformador. El 8 de octubre reunirán a los protagonistas de este cambio en Radarseres, un espacio para la reflexión.

—Llevan una década promoviendo la dimensión social de las empresas. ¿Qué es lo que ha cambiado en estos años?

—Lo esencial no ha cambiado, que es la importancia de conectar el progreso económico y el progreso social. Tampoco lo ha hecho la importancia de las empresas que tienen un impacto enorme en la sociedad y en tiempos de cambio son los entes mejor adaptados para dicho cambio. Pero en estos diez años han crecido las demandas existentes y la dimensión social de las empresas ha dejado de ser algo de unos pocos a algo que está presente en las empresa e incluso en algunos casos en la propia estrategia de la compañía.

En la Fundación SERES arrancamos hace diez años con 60 empresas y hoy somos cerca de 150. Está representado más del 70% del IBEX y más del 30% del PIB. Es un movimiento en expansión y creciente. El enfoque pionero de valor compartido (cuando contribuyes a hacer una sociedad más sana y más justa ayudas a que las empresas también lo sean). Hemos trabajado mucho en la elaboración herramientas, nos hemos especializado en la dimensión social de la RSC y hemos crecido en nuestras relaciones con alianzas importantes. En este tiempo el desafío ha crecido y las respuestas se han multiplicado.

—¿Qué atrae a las empresas a formar parte de SERES?

—Por un lado, el convencimiento de que constituimos un movimiento transformador. Ayudamos a transformar a las empresas para que aumente su dimensión social con un enfoque pragmático. Pero también que en términos prácticos es útil porque entre todos elaboramos herramientas, avanzamos juntos en campos de futuro.

—¿Cómo se logra el impacto de temas intangibles?

—La primera herramienta que elaboramos la llamamos RSC 2, que te permite evaluar estos proyectos en diversos impactos que son medibles, desde lo económico a la parte de los empleados. Hemos desarrollado también herramientas para medir el conjunto de los proyectos dentro de una compañía, su alineamiento con la estrategia...Medir es de las cosas más importantes porque sales del terreno opinable al terreno pragmático.

—¿Qué es lo primero que notan las empresas con estos proyectos?

—Hay cosas muy patentes. Una es el grado de involucración. El 90% de las empresas incluye ya alguno de los ODS en los objetivos de empresa. También impactos numéricos, el número de beneficiarios directos de estos proyectos fue de 24 millones, un 32% más que el ejercicio anterior. Y desde el punto de vista de los empleados lo que es evidente es que aumenta la vinculación con las compañías. El propósito de las empresas es importante para todos, clientes, inversores y cada vez más para los empleados.

—Radarseres es un espacio para reflexionar ¿Cuáles son los desafíos de la sociedad y la empresa?

—Por un lado todo lo que tiene que ver con la ecología y por otro lo derivado con la disrupción tecnológica. Nos vamos a centrar en reflexionar en el mercado de trabajo, todo lo que tiene que ver con inclusión y desigualdad, para que nadie se quede atrás. Todo esto tiene que ver con la sostenibilidad de la empresa y de la sociedad. Y es un movimiento social, imparable, en el que las empresas y sus líderes son activistas.

—¿Las empresas son conscientes de que son motor del cambio social?

—Cada vez más. En SERES estamos las empresas más comprometidas con ese cambio pero entendemos que todo movimiento transformador arranca por unos pioneros. El esfuerzo debe ser de contagio para que acabe siendo la mayoría. Pero hemos observado cómo las empresas se han empapado de este sentimiento.

—¿Cuál es el papel de los líderes en el cambio?

—Se trata de que esto esté en la estrategia de la compañía y es imposible si no existe compromiso de la alta dirección. En SERES están sus líderes, participan y contribuyen. Es fundamental el compromiso y el ejemplo.

—¿Cómo define el liderazgo responsable?

—El liderazgo tiene que ver con la conexión con las personas e influir para que los colectivos quieran hacer lo que conviene hacer. Y responsable tiene que ver con el compromiso, con el largo plazo y la sostenibilidad. Responsabilidad y sostenibilidad son dos caras de la misma moneda. Sin el compromiso visible desde fuera la compañía no será sostenible.

—¿Cómo SERES ha ayudado a las personas con discapacidad a integrarse en las empresas?

—Es un tema que no estaba presente y ahora lo está. Además la inclusión se está aceptando como normalidad y que es reconocer que capacidades diferentes pueden contribuir en un colectivo y se hace con interés y alegría. Es importante que los números han subido pero queda mucho por hacer.