Los portavoces políticos han continuado con la recomendación 16, relativa a los planes de previsión social
Los portavoces políticos han continuado con la recomendación 16, relativa a los planes de previsión social - FOTOLIA

El Pacto de Toledo pide un informe sobre el impacto de los incentivos fiscales de los planes de pensiones

Los portavoces políticos abordan al mismo tiempo otros puntos, como la digitalización de la economía y su incidencia en las cotizaciones o la brecha de género en materia de pensiones

MADRIDActualizado:

El Pacto de Toledo ha pedido a la Tesorería de la Seguridad Social que informe del impacto que tienen los incentivos fiscales de los planes de pensiones en las arcas públicas para decidir si se deben o no implementar planes complementarios de empresa o incluso públicos individuales. La Comisión de Pacto de Toledo ha intensificado sus reuniones esta semana y la que viene para avanzar en las recomendaciones que debe emitir con el fin de garantizar la suficiencia y la sostenibilidad del sistema de pensiones, una vez que se cerró la recomendación segunda que ligará la subida de la pensión al IPC real.

Además, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, comparece este martes a puerta cerrada en esta comisión para informar de cómo está impactando la evolución demográfica en el sistema público de pensiones, tanto en las bases de cotización como en las propias cotizaciones.

Los portavoces políticos han continuado con la recomendación 16, relativa a los planes de previsión social y complementarios, aunque abordan al mismo tiempo otros puntos, como la digitalización de la economía y su incidencia en las cotizaciones o la brecha de género en materia de pensiones.

Sin embargo, el Pacto de Toledo lleva varias sesiones dedicadas a ver si se deben implantar e impulsar planes de pensiones de empresa, complementarios a las pensiones públicas, y si deben recibir incentivos fiscales, como por ejemplo pide la entidad de previsión social Geroa Pentsioak, perteneciente a la Confederación Española de Mutualidades (Cneps).

Esta entidad presentó un informe en el Pacto de Toledo para que las empresas tuvieran incentivos fiscales como la recuperación de las deducciones en el Impuesto de Sociedades de las aportaciones o con la eliminación de las aportaciones de la base de cotización.

La portavoz del PSOE en el Pacto de Toledo, Mercè Perea, aboga porque se impulse esta fórmula siempre con el acuerdo de los agentes sociales, "sin coartar" la negociación colectiva y una vez garantizada la suficiencia del sistema público de pensiones.

En este sentido, la portavoz de Unidos Podemos en la Comisión, Aina Vidal, ha señalado que son planes de empresa difíciles de encuadrar en el resto de España y muy vinculados con el tejido productivo del País Vasco (industria y pymes).

Asimismo, ha dudado de que puedan ser efectivos dado que el trabajador que los solicite deberá de seguir aportando un ahorro (al igual que en los planes privados), del que quizá no disponga.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en el Pacto de Toledo, Sergio del Campo, ha abogado por un tipo de planes individuales y públicos donde la Tesorería de la Seguridad Social pondría una parte y el trabajador otra.

Esta propuesta estaría muy vinculada a la denominada "mochila austríaca", descartada por el PSOE y Unidos Podemos.