Desde ING defienden que los salarios de su consejo directivo «están por debajo de la mediana del Euro Stoxx 50»
Desde ING defienden que los salarios de su consejo directivo «están por debajo de la mediana del Euro Stoxx 50» - ABC

El gobierno holandés no quiere que ING le suba un 50% el salario a su consejero delegado

El máximo ejecutivo de la institución financiera, Ralph Hamers, cobró en 2017 entorno a 2 millones de euros, que con la propuesta podrían convertirse en 3,04 millones este año.

MadridActualizado:

El Gobierno holandés ha expresado este lunes su contrariedad por la decisión del banco ING de someter a la consideración de la junta general de accionistas, que se celebrará el próximo 23 de abril, un incremento a partir de este año de un 50% de la retribución de su consejero delegado, Ralph Hamers. El máximo ejecutivo de la institución financiera cobró en 2017 entorno a 2 millones de euros, que con esta propuesta podrían convertirse en 3,04 millones este año.

«El Gabinete quiere realmente que ING retire esto de la mesa», ha señalado el ministro holandés de Finanzas, Wopke Hoekstra, e indicado que el ejecutivo «estudiará las opciones disponibles para abordar la situación».

En opinión de este ministro, «ING no es una fábrica de galletas, sino un banco sistémicamente importante». Por este motivo, ha considerado que esta propuesta «mina la confianza en el sector en general y en ING en particular».

Un portavoz de ING ha declinado realizar comentarios o valoración alguna y no ha confirmado si recibió algún tipo de pronunciamiento desde el gobierno holandés. Precisamente el «banco naranja» recibió 10.000 millones en ayudas públicas durante la crisis ha generado controversia con la propuesta de incluir en el orden del día de su junta general de accionistas el incremento del 50% en la retribución de su máximo responsable aduciendo que su retribución se encuentra «significativamente por debajo» de la media de entidades similares.

2 millones de euros de retribución

En el último ejercicio, el salario base del máximo ejecutivo de ING fue de 1,71 millones de euros, un 3% más que en 2016, mientras que la remuneración variable en acciones fue de 293.000 euros, un 7,2% por debajo del dato de 2016, alcanzado en total unos emolumentos de 2,006 millones de euros, frente a los 1,979 millones de euros del año anterior.

No obstante, el orden del día de la próxima junta general de accionistas de la entidad incluye la votación de una cláusula para elevar la remuneración del consejero delegado del ING hasta los 3,045 millones de euros, lo que equivaldría a una mejora del 51,8% de la retribución de Hamers.

La propuesta, que será sometida al voto de los accionistas del banco holandés, contempla a partir del 1 de enero de 2018 una subida del salario base del consejero delegado del 2,2%, hasta 1,750 millones de euros, a la que se sumaría una compensación fija en acciones pendiente de la aprobación de la junta de accionistas de hasta el 50% del salario base, 850.000 euros, además de una remuneración variable del 16% de la remuneración fija, que rondaría así los 420.000 euros.

Desde la entidad han sostenido que «los niveles de remuneración de los miembros del consejo ejecutivo de ING están por debajo de la mediana del Euro Stoxx 50 y, en el caso del consejero delegado, incluso significativamente por debajo». En este sentido, han mostrado su preocupación por la captación y retención de mayor talento en sus posiciones más altas.

La entidad holandesa ha añadido que «en función del resultado de su revisión anual, el consejo de supervisión decidió que hay que actuar ahora», y que, para determinar el nivel adecuado de remuneración de su consejero delegado, solicitó una asesoría externa que mostró una retribución mediana del Euro Stoxx 50 de 4,9 millones de euros, incluyendo 1,3 millones de salario base y 3,6 millones en variable.

Al introducir en el cálculo el hecho de que el salario base ofrecido por ING es superior a la mediana y la limitación al 20% de la remuneración fija de la variable abonada, la referencia obtenida fue de 3,255 millones de euros, ha explicado ING.

De este modo, el banco holandés ha defendido que «el nuevo nivel de remuneración se mantiene aproximadamente un 7% por debajo de la referencia modificada del Euro Stoxx 50 y, por tanto, en línea con los principios del Código Bancario Holandés y de la política de remuneración del Consejo Ejecutivo de ING».

Incremento de beneficios

ING ha obtenido un beneficio neto atribuido de 4.905 millones de euros en 2017, una cifra que representa una mejoría del 5,5% en comparación con el resultado de la entidad en 2016. El banco holandés despidió el año con 37,4 millones de clientes minoristas. Durante la crisis financiera, ING tuvo que recibir ayudas públicas por importe de 10.000 millones de euros, que el banco devolvió al Estado a finales de 2014 junto a unos intereses de 3.500 millones de euros.