Globalia ya opera en el país suramericano por medio de su aerolínea Air Europa con 18 vuelos internacionales
Globalia ya opera en el país suramericano por medio de su aerolínea Air Europa con 18 vuelos internacionales - EFE

Globalia se fija el objetivo de doblar la frecuencia de sus vuelos en Brasil y estudia la apertura de hoteles

El consejero delegado de la compañía, Javier Hidalgo, anuncia que «nuestra intención es crecer, el año que viene, de 25 a 30 vuelos en los destinos que ya estamos operando»

Sao PauloActualizado:

La compañía española de turismo y transporte Globalia ha apuntado que tiene el objetivo de doblar la frecuencia de sus vuelos en Brasil tras convertirse en la primera aerolínea de capital extranjero 100% que es autorizada a operar en el interior del país y estudia abrir hoteles en los destinos donde opera, según ha anunciado el consejero delegado de la compañía, Javier Hidalgo.

El directivo ha afirmado en declaraciones a la estatal Agencia Brasil que «nuestra intención es crecer, el año que viene, de 25 a 30 vuelos en los destinos que ya estamos operando y también ver la posibilidad de abrir un destino para Fortaleza».

Globalia ya opera en el país suramericano por medio de su aerolínea Air Europa con 18 vuelos internacionales partiendo de Sao Paulo, Salvador y Recife con destino a Madrid, según Agencia Brasil.

Hidalgo también ha sostenido que el grupo estudia «abrir hoteles e invertir en la apertura de destinos turísticos de manera competitiva», tras su reunión con el ministro de Turismo de Brasil, Marcelo Álvaro Antonio.

Apuesta por Brasil

Globalia ha logrado recientemente convertirse en la primera compañía aérea internacional en ser autorizada para constituirse en Brasil con el 100% de capital extranjero, gracias a un decreto firmado en diciembre pasado por el entonces presidente Michel Temer (2016-2018) y respaldado tanto por el actual Gobierno de Jair Bolsonaro, como por el Congreso.

El texto permite que empresas extranjeras compren la totalidad del capital accionarial de las aerolíneas nacionales o abran sus propias filiales en el gigante sudamericano. Antes de esa medida, la participación de las empresas extranjeras en la estructura de capital de las aerolíneas brasileñas estaba limitada a un 20%, por lo que una apertura total pudiera estimular y cambiar por completo el mercado nacional.

Sobre operar rutas internas en Brasil, Hidalgo comentó que aún no hay un plan de negocio cerrado, pero que evaluarán todas las posibilidades, sin descartar hacerlo en el puente aéreo Río de Janeiro-Sao Paulo.