Fitch calificó a finales de 2015 a Cataluña con el «rating» «BB» con perspectiva negativa
Fitch calificó a finales de 2015 a Cataluña con el «rating» «BB» con perspectiva negativa - EFE

Fitch amenaza a Cataluña con rebajar su nota en caso de «una escalada significativa de hostilidades»

La agencia de calificación recuerda a la comunidad autónoma e la importancia de sus relaciones con el Gobierno central por su dependencia del fondo de rescate

MADRIDActualizado:

La agencia de calificación Fitch advierte a Cataluña que se podría volver a adoptar una decisión negativa respecto a su perfil de crédito si se diera el caso de «una escalada significativa de hostilidades entre gobiernos o si se debilitara el apoyo de liquidez». En una nota de prensa, Fitch recuerda a la comunidad autónoma e la importancia de sus relaciones con el Gobierno central para evaluar su perfil de crédito ya que se trata de una de las regiones más dependientes de los mecanismos de apoyo de liquidez del Estado.

«Las relaciones con el Gobierno central son muy importantes para el perfil de crédito de Cataluña, ya que la región depende en gran medida del apoyo de liquidez, fundamentalmente del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y de los anticipos de tesorería para atender gastos inaplazables», ha señalado la calificadora.

De esta forma, ha subrayado «el gran poder» que tiene el Gobierno central para intervenir si así lo decidiera, aludiendo a ciertas medidas concretas que podrían ser adoptadas como la suspensión de algunos o todos los cargos políticos del Ejecutivo catalán. También entra aquí el recorte de la financiación si se utilizara para cubrir los costes de la celebración del referéndum.

Por otro lado, ha recordado que a Cataluña se le retiró el nivel de calificación «BBB-» a finales de 2015 y fue calificada con el «rating» «BB» con perspectiva negativa debido al empeoramiento de las relaciones con el Gobierno central.

«Una reducción o retirada del apoyo financiero del Gobierno central al autonómico refleja muchos riesgos para Cataluña, dado su débil desempeño presupuestario, el alto endeudamiento y los riesgos de refinanciación», apunta Fitch.