Montar una empresa requiere la gestión de varios trámites burocráticos
Montar una empresa requiere la gestión de varios trámites burocráticos - ADOBESTOCK

De 138 a los 12,5 días actuales, cada vez es más fácil abrir una empresa en España

El proceso constitutivo de la nueva entidad comienza con la reserva del nombre en el Registro Mercantil, la solicitud del NIF provisional, la escritura de Constitución ante notario y la liquidación del impuesto

Actualizado:

En nuestro país sigue siendo necesario realizar bastante papeleo a la hora montar una empresa, aunque se ha mejorado mucho en los últimos años. Si en 2003 se contabilizaba un plazo de 138 días para abrir un negocio, ahora solo son necesarios 12,5 días de media, según datos del Banco Mundial. Este año, sin embargo, España ha descendido dos puestos, hasta la trigésima posición, en la clasificación de las economías con mayor facilidad para hacer negocios. El informe «Doing Business 2019» del Banco Mundial analiza un total de diez parámetros como la cantidad de trámites que son necesarios para abrir una compañía, cómo se protege a los inversores, los impuestos o la burocracia requerida para registrar una propiedad.

En la edición de este año, la economía española ha obtenido una mejora en casi todos los puntos, pero ha caído en la clasificación porque otros países han llevado a cabo más reforma y mejoras. Nuestro país conserva sus posiciones en las categorías de iniciar una empresa (86º frente 133º de 2012), pago de impuestos (34º), comercio transfronterizo (1º) y resolución de insolvencias (19º). A pesar de ello, ha registrado descensos en las categorías de obtención de electricidad (48º), registro de la propiedad (58º), protección de los inversores (30º) y obtención de crédito (73º). Asimismo, registró una mejora de tres posiciones, hasta el puesto 23, en el parámetro de cumplimiento de contratos, tras registrar un leve aumento en la calidad de los procedimientos judiciales. No obstante, la mayor mejora se ha dado en la obtención de permisos de construcción, donde España ha pasado de ocupar el puesto 123 al 78. Este incremento se debe a que son necesarios dos procedimientos y hasta 61 días menos para lograr un permiso de construcción.

A nivel global, Nueva Zelanda ha vuelto a encabezar la clasificación, seguida de Singapur y Dinamarca, que mantienen el segundo y el tercer puesto, respectivamente, en comparación con el año pasado.

Trámites necesarios

El proceso constitutivo de la nueva entidad comienza con la reserva del nombre en el Registro Mercantil, la solicitud del NIF provisional, la escritura de Constitución ante notario y la liquidación del impuesto, tal y como recuerdan en la página de la Cámara de Comercio de España. Uno de los primeros documentos obligatorios que hay que solicitar es la certificación negativa del nombre, un certificado acreditativo de que no existe otra sociedad con el mismo nombre que la que se quiere constituir. Desde Legálitas también recuerdan la obligatoriedad de realizar el ingreso en un banco del importe inicial del capital social.

A continuación, toca pasar por la delegación de la Agencia Tributaria para la declaración de inicio de actividad y obtener el número de identificación fiscal. El siguiente paso consiste en dar el alta en la Seguridad Social con su correspondiente código de cuenta de cotización en el caso de que se vaya a contratar a empleados.

Hoy en día también es posible abrir un negocio de forma telemática a través del portal CIRCE dependiente del Ministerio de Industria. El emprendedor debe rellenar el Documento Único Electrónico (DUE) y puede resolver dudas tanto de forma online como in situ en el punto de atención al emprendedor (PAE) más cercano a su domilicilio. Asimismo, el Ministerio de Industria pone a disposición de los ciudadanos una guía de ayudas actualizada en la que se ofrece información sobre todos los incentivos que hay en las comunidades para fomentar la creación de nuevas compañías.