La situación más crítica se produce en los municipios que han perdido la única oficina bancaria, unos 4.109 oficinas
La situación más crítica se produce en los municipios que han perdido la única oficina bancaria, unos 4.109 oficinas - MIKEL PONCE

El Banco de España no cree que el cierre de sucursales implique necesariamente la exclusión financiera

En un artículo publicado en el Portal del Cliente Bancario, el banco emisor estima que las sucursales bancarias se han reducido un 39% entre 2008 y 2017, hasta las 27.706 sucursales, en niveles de 1981

MadridActualizado:

El Banco de España ha indicado este martes que el cierre de oficinas y la reducción de cajeros automáticos que ha experimentado el sector bancario en los últimos años no implica necesariamente que la población afectada se encuentre en una situación de exclusión financiera. Una posición que ha sostenido en un artículo publicado en el Portal del Cliente Bancario, en el que ha repasado las cifras de reestructuración del modelo de negocio de la banca.

Las oficinas bancarias se han reducido un 39% entre 2008 y 2017, hasta las 27.706 sucursales, en niveles de 1981. Estos cierres de oficinasse han venido acompañados de la desaparición de muchos cajeros automáticos, si bien, y compensando parcialmente este descenso, también se han instalado nuevos cajeros en puntos de gran afluencia de personas, como centros comerciales, aeropuertos o estaciones de tren. El resultado neto es que en ese periodo el número de cajeros automáticos en España ha disminuido un 17,6%, hasta los 50.839 en 2017.

La situación más crítica se produce en los municipios que han perdido la única oficina bancaria que tenían: es el caso de 4.109 municipios españoles, según datos de 2017, lo que significa que 1,25 millones de habitantes no disponen de este servicio en su municipio de residencia.

¿Exclusión financiera?

Sin embargo, el Banco de España ha asegurado que esta realidad no implica necesariamente que la población afectada se encuentre en una situación de exclusión financiera por cuatro razones.

En primer lugar, porque los municipios afectados están, en muchos casos, próximos a otros con sucursal bancaria o cajero automático. Por ejemplo, el municipio sin oficina bancaria con mayor población (6.872 habitantes) tiene una oficina bancaria a tres kilómetros. Además, en este artículo el Banco de España ha señalado que, si se considera la densidad de población, la gran mayoría de la población española se concentra en municipios donde hay más de cinco oficinas bancarias.

El Banco de España también ha indicado que la banca ha desarrollado canales alternativos para cubrir poblaciones que se han quedado sin sucursal, como oficinas móviles («ofibuses») o agentes financieros que, sin establecimiento permanente, atienden a los clientes periódicamente en aquellos puntos donde ya no existen oficinas bancarias.

Por último, ha recordado que otros agentes no bancarios están empezando a ofrecer el servicio de retirada de efectivo a través de cajeros automáticos multiuso o con motivo de una compra cash-back. Igualmente, Correos y una entidad bancaria llegaron a un acuerdo para poner a disposición de los clientes del banco su red de 2.400 oficinas postales para ingresos, retirada de dinero o solicitar el envío de efectivo a domicilio.