El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales de Arabia Saudí, Khalid A. Al-Falih (izda) junto al presidente de Rusia, Vladimir Putin (centro) y el presidente de la Royal Shell, Ben van Beurden
El ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales de Arabia Saudí, Khalid A. Al-Falih (izda) junto al presidente de Rusia, Vladimir Putin (centro) y el presidente de la Royal Shell, Ben van Beurden - EFE

Arabia Saudí y Rusia pactaron en secreto incrementar, a partir de Septiembre, la producción de petróleo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha culpado a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) del alza de los precios y pedido que aumente la producción antes de las legislativas estadounidenses

REUTERS/EP
MadridActualizado:

Los gobiernos de Rusia y Arabia Saudí han acordado en privado en septiembre incrementar la producción de petróleo para limitar el aumento de los precios e informaron a Estados Unidos antes de una reunión en Argel con otros productores, según han apuntado fuentes consultadas por Reuters.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había culpado a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) del alza de los precios del crudo, y pedido al bloque que incrementara la producción para bajar los precios de los combustibles antes de las elecciones legislativas del 6 de noviembre en Estados Unidos.

El acuerdo muestra cómo Rusia y Arabia Saudí están teniendo cada vez un mayor peso en la toma de decisiones sobre las políticas de producción de petróleo de manera bilateral, antes de consultar con el resto de la OPEP.

Las fuentes han apuntado que el ministro saudí de Energía, Jalid al Falí, y su par ruso, Alexander Novak, acordaron tras una serie de reuniones elevar la producción a partir de septiembre y hasta diciembre cuando el precio del crudo se dirigía a los 80 dólares por barril. Actualmente, supera los 85 dólares.

«Los rusos y los saudíes acordaron agregar barriles al mercado de manera discreta con el fin de que no parezca que están actuando bajo la orden de Trump para bombear más», ha indicado este mismo interlocutor. «El ministro saudí le dijo a (el secretario de Energía de Estados Unidos Rick) Perry que Arabia Saudí aumentará la producción si sus clientes piden más petróleo», ha manifestado una segunda fuente.

En un primer momento, los dos países esperaban anunciar un incremento general de la producción de 500.000 barriles por día (bpd) entre la OPEP y sus socios --entre ellos Rusia-- en una reunión de ministros de Petróleo en Argel a finales de septiembre. Pero ante la oposición de algunos miembros de la OPEP como Irán, que es objeto de sanciones por parte de Estados Unidos, decidieron aplazar cualquier decisión formal hasta una cumbre de la OPEP en diciembre.

Críticas de Irán

Irán ha acusado este mismo miércoles a Arabia Saudí y Rusia de romper los acuerdos de la OPEP sobre cuotas de producción, y además ha dicho que ambos no podrán producir suficiente petróleo para compensar una disminución de sus exportaciones.

Arabia Saudí planea incrementar la producción entre 200.000 y 300.000 bpd a partir de septiembre para ayudar a llenar el vacío dejado por la menor producción de Irán debido a las sanciones, según Reuters. La producción rusa creció 150.000 bpd en septiembre. «Perry sabía que Rusia iba a aumentar la producción de crudo», ha subrayado una tercera fuente.

Perry tuvo conocimiento del plan de Arabia Saudí y Rusia para elevar la producción antes de la reunión de Argel, en tres encuentros con Falih en septiembre y uno con Novak. No hubo un encuentro en el que participaran los tres juntos.

La portavoz de Perry, Shaylyn Hynes, no ha comentado los detalles de las conversaciones, pero ha dicho que el secretario de Energía «continúa comprometiéndose con los líderes de otras grandes naciones productoras de petróleo y sigue confiando en su capacidad para aumentar la producción si es necesario».

Arabia Saudí tiene capacidad para producir petróleo a una tasa más alta y tiene un gran volumen de crudo almacenado. Al mismo tiempo, buscará mantener la unidad de la llamada alianza OPEP+, un grupo que comprende a los miembros del grupo, a Rusia y a otros productores, porque puede necesitar cambiar de rumbo y apelar a su colaboración en el futuro.