Wang Jianlin con Enrique Cerezo en una imagen de archivo
Wang Jianlin con Enrique Cerezo en una imagen de archivo - REUTERS

Adiós al capital chino de Wanda

La venta de activos en todo el mundo se enmarca como la nueva «estrategia global» del grupo dirigido por Wang Jianlin

MADRIDActualizado:

Las deudas que acechan a Dalian Wanda Group le han obligado a dar un giro a su política de inversiones. Si hace menos de diez meses, la empresa china dirigida por Wang Jianlin se dedicaba a adquirir activos por todo el mundo, ahora su nueva «estrategia global» está centrada en las desinversiones. El último paso en esta dirección lo ha efectuado tras vender el 17% de sus acciones en el Atlético de Madrid a Quantum Pacific Group, propiedad del magnate israelí Idan Ofer, que incrementa así su participación hasta el 32% en el equipo de fútbol. La salida de Wanda del accionariado forma parte de «la estrategia global del grupo chino» y se ha tomado «de mutuo acuerdo con los accionistas mayoritarios del club», tal y como argumentó el Atlético de Madrid en un comunicado.

Las razones de que el grupo Wanda tenga como objetivo el deshacerse de muchos de los activos por los que ha apostado en los últimos años reside en los apuros económicos por los que atraviesa la compañía. La agencia Standard & Poor's calcula que a mediados de 2017, el grupo chino acumulaba una deuda de más de 28.000 millones de euros. A ello se sumó la reducción de ingresos en 2017, que ascendieron a 29.076 millones de euros, el 10,6% menos que en el ejercicio anterior.

La reconversión y reestructuración de la compañía pasa en el momento actual por una reducción de activos en todo el mundo que se enfocan en la venta de 13 proyectos turísticos y 76 hoteles, tal y como se anunció hace unos meses. Portavoces de la compañía han asegurado que, en cambio, potenciarán su principal negocio, la construcción de centros comerciales en China. «Tienen que centrarse en sus activos básicos y en su especialidad, que son los inmuebles comerciales. Es lo único en lo que les queda una reputación razonable», ha asegurado en Shaun Rein, director gerente de la consultora del mercado CRM, en declaraciones a Financial Times.

«Wanda invirtió en algunos proyectos en el extranjero y ahora hemos decidido cancelar toda la deuda externa»

El pasado enero, Wanda también avanzo que se desprendía del 14% de su negocio inmobiliario tras traspasarlo a un consorcio de cuatro empresas liderado por el gigante del software Tencent por 4.370 millones de euros. Wanda también ha dicho adiós a negocios millonarios dentro de China (hoteles y parques temáticos), Australia y Reino Unido, entre otros. En España, Wanda también retiró su capital del Edificio España, que fue comprado por Baraka a un precio de 272 millones de euros.

En base a los resultados presentados por Wanda a cierre del año pasado, los activos globales descendieron un 11,5%, hasta un total de 89.511 millones de euros, debido al nuevo rumbo emprendido en su política de adquisiciones. El propio Wang Jianlin ha destacado que el 93% de estos bienes se enmarcan dentro de las fronteras chinas. «Wanda invirtió en algunos proyectos en el extranjero en los últimos años y ahora hemos decidido cancelar toda la deuda externa», sentenció el magnate chino durante la presentación de resultados.