Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca (centro)
Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca (centro) - MIGUEL MUÑIZ

Abanca logra un beneficio neto hasta septiembre de 398 millones de euros y sube sus ingresos un 10%

La entidad se delcara satisfecha con la evolución comercial, cuyo volumen de negocio con clientes se ha incrementado un 5,1% para situarse muy cerca de los 70.000 millones de euros

MadridActualizado:

Abanca ha logrado entre enero y septiembre de 2018 un resultado neto de 398 millones de euros, así como registrado un crecimiento del 10% en los ingresos recurrentes, que siguen incrementando su aportación a la cuenta de resultados, ha informado la entidad en un comunicado. Por su parte, La rentabilidad ROE se ha situado en el 12,6%, uno de los niveles más elevados del sector.

La entidad financiera ha mostrado su sastisfacción con la evolución comercial de la entidad, cuyo volumen de negocio con clientes se ha incrementado un 5,1%, para situarse muy cerca de los 70.000 millones. A este buen comportamiento han contribuido, sobre todo, la concesión de créditos a pymes y autónomos que ha crecido en más de 800 millones de euros respecto al año anterior .

En este sentido, el banco ha destacado que se mantienen como «una de las mejores entidades del sector en calidad de activos ». Extremo que le deben la reducción constante de sus activos dudoses por decimonoveno trimestre consecutivo y que viene a situar la tasa de morosidad en el 4,5%, muy por debajo de la media sectorial.

Por su parte, la cuenta de resultados de estos primeros nueve meses del año ha reflejado la aportación creciente de los ingresos recurrentes (margen básico), que han crecido un 10% respecto al mismo periodo del año anterior.

El margen de intereses ha registrado un incremento del 12,6% interanual y alcanzado los 403,5 millones de euros, principalmente por la mejora del margen comercial, que crece de manera estable en base a una buena gestión de precios y al dinamismo comercial.

Los ingresos por prestación de servicios han alcanzado los 130,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del 2,9%. Prima la aportación del negocio de productos de valor añadido frente a los ingresos por servicios administrativos. En esta línea, los gastos de explotación se han visto influenciados por el refuerzo de la inversión en digitalización y la mejora de las capacidades comerciales, aplicando una política de reconocimiento de gastos muy conservadora. Además, la entidad ha incrementado significativamente la dotación para actividades de Responsabilidad Social Corporativa, instrumentadas a través de Afundación. Finalmente, el coste del riesgo (CoR) ha registrado un descenso del 17% interanual gracias a la reducción de activos dudosos, que limita la necesidad de dotaciones y provisiones.

En cualquier cosa, desde la entidad se ha puestoe n valor la puesta por el uso creciente de los canales digitales que ha incrementado los niveles de productividad. De tal modo, que ha crecido un 24,% entre septiembre 2017 y 208. Lo que ya supone el 54,6% sobre el total. Este avance de la digitalización ha hecho posibles crecimientos tanto del volumen de negocio por empleado como de la productividad por empleado.

Tras aumentar en términos interanuales un 4,5%, el crédito a la clientela se ha situado en los 28.975 millones de euros. La estructura de la cartera sigue teniendo como principales protagonistas a los particulares, destinatarios del 49% del total del crédito, aunque las empresas continúan aumentando su peso y ya reciben el 39%.

Dentro del sector empresas, la entidad ha admitido su especial interés en pymes y autónomos cuyo crédito concedido ha superado los 800 millones de euros, superior al concedido el año pasado con signficativos crecimientos en hipotecas de primera vivienda (17,2% interanual) y de operaciones de crédito al consumo (8,3% interanual). Todo ello con una tasa de morosidad inferior al 0,5% y coste de riesgo del 0,1%.