El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (centro) junto al consejero delegado, Francisco Botas (izda) y el director general financiero, Alberto de Francisco (dcha)
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (centro) junto al consejero delegado, Francisco Botas (izda) y el director general financiero, Alberto de Francisco (dcha) - EFE

Abanca aumenta sus ganancias un 7,8% hasta los 247 millones entre enero y junio

La entidad presidida por Juan Carlos Escotet incrementa su volumen de negocio un 6,3% hasta los 69.225 millones de euros, lo que convierte este semestre en «uno de los mejores de la historia de la institución»

EFE
Santiago de CompostelaActualizado:

Abanca ha obtenido un beneficio neto de 247 millones en el primer semestre del año, un 7,8% más que en el mismo periodo del año anterior, según ha informado hoy la entidad durante una conferencia de prensa en Santiago de Compostela de su presidente, Juan Carlos Escotet.

Además, en los seis primeros meses del año el volumen de negocio de Abanca ha sido de 69.225 millones de euros, un 6,3% más, lo que convierte este semestre en «uno de los mejores de la historia de la institución», ha apuntado Escotet. Este volumen de negocio, además, no contempla la adquisición de la red de oficinas de Deustche Bank en Portugal, que elevaría la cifra hasta unos 75.000 millones, ha dicho.

La tasa de morosidad de la entidad ha quedado situada en el 4,6%, frente a una media en el sector superior al 5% y con un descenso interanual del 27,6 %, lo que posiciona a Abanca como «la segunda entidad con mejor calidad de activos», según ha destacado.

Solvencia y liquidez

Escotet ha incidido en la «rentabilidad sobre recursos propios», que se eleva al 11,8 %, «claramente superior a las medias del sector» y también en la «mejora en el margen básico, de un 8,1 por ciento; a pesar de los tipos de interés».

El presidente de la entidad ha destacado, además, la solvencia y la liquidez alcanzada en este periodo, con un exceso de capital sobre los requerimientos del BCE de 1.809 millones, un 14,6% CET, que «permite explorar crecimientos». Tanto Juan Carlos Escotet como el consejero delegado, Francisco Botas, han destaco el grado de satisfacción de los clientes, motivada, en parte, por la creación de unidades de negocio específicas.

El crédito ha avanzado un 6,2%, especial peso de pymes y autónomos; ya que entre enero y junio de 2018 las formalizaciones dirigidas a este colectivo superan en más de 500 millones las realizadas en el mismo periodo de 2017. Además, los depósitos estables de la clientela han crecido un 5,7 % y la comercialización de seguros de ahorro, fondos de inversión y planes de pensiones un 18,2 %.; mientras que el número de nuevos ingresos de nóminas de clientes llegó a las 41.000 en junio. Y otra de las facetas destacadas, han señalado, es la venta de seguros, que avanzó un 6,9 por ciento.

Canales digitales

Botas ha incidido, además, el uso intensivo de los canales digitales, «que ya generan más de la mitad de las transacciones totales»; el 54,2% en el mes de junio, con un incremento interanual del 37,5% en el número de transacciones digitales.

En cuanto a las familias, Abanca ha incrementado en este periodo un 14,6% las formalizaciones de hipotecas de primera vivienda y un 15,7 % las operaciones de financiación al consumo. La cartera de productos fuera de balance (fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro) ya supera, tras un incremento del 18,2% interanual, los 6.500 millones de euros, ha recordado.

Los responsables de Abanca, además, han incidido en la mejora de las cuatro agencias de calificación en este periodo, que ratifican la buena evolución de la entidad. Precisamente, sobre evolución económica, tanto Escotet como Botas han opinado sobre el impuesto a la banca previsto por el Gobierno.

Según Botas, podría ser «perjudicial», mientras que Escotet, al igual que el consejero delegado, ha sostenido que hay que ser muy «cuidadosos» a la hora de hacer cambios que puedan truncar la evolución favorable de crecimiento económico y generación de empleo.

En cuanto al crecimiento de la entidad, Escotet ha insistido en interés de hacerse con la red española de Caixa Geral por su «complementariedad» con el negocio de Abanca; mientras que ha dado por «concluida» la posibilidad de hacer lo mismo con las oficinas de Deutsche Bank, ya que la entidad no quiso vender; como sí hizo en Portugal