El presidente de la CEOE, Juan Rosell
El presidente de la CEOE, Juan Rosell - ana pérez herrera

Los empresarios piden 15 reformas a los partidos para las elecciones

CEOE prepara un documento en el que pedirá más flexibilidad laboral, rebaja de cotizaciones y mayor colaboración público-privada en sanidad

Actualizado:

Mercado laboral, industria, sanidad, igualdad, transporte, educación, sanidad, igualdad... La CEOE alza la voz: quiere que los partidos políticos oigan las reclamaciones de los empresarios y hagan suyas sus peticiones en los programas electorales con los que concurrirán a las elecciones generales. La sede de Diego de León 50 trabaja a toda máquina en la propuesta que la patronal enviará a los políticos, todo un «programa electoral» con el que los empresarios buscan elevar la competitividad de las empresas españolas y con ello de la economía.

La organización que dirige Juan Rosell ha comenzado a elaborar un «programa» en el que enuncia las 15 reformas imprescindibles para las empresas. La primera que aparece es la de la administración pública «para favorecer el crecimiento y el empleo», petición constante de los empresarios en los últimos años. Reclaman recortes del gasto improductivo, evitar duplicidades y, sobre todo, reducir organismos y empresas públicas ineficientes. Esta propuesta se complementa con la defensa de la unidad de mercado.

Las empresas reclaman que se cumpla la ley que puso en marcha el Gobierno de Mariano Rajoy. Insisten en la necesidad de contar con un mercado interior cohesionado que facilite el desarrollo de la actividad y sostienen que la unidad de mercado pondrá fin a un lastre para la competitividad y para el aumento de la productividad de las compañías.

Espera la organización empresarial que la norma que puso en marcha el Ejecutivo sirva también de marco para abordar medidas concretas en España, que genera más de 3.000 leyes, órdenes y decretos al año, así como 700.000 páginas de los BOE central y autonómicos, lo que, añade el documento, entorpece el mercado y resta competitividad.

La reducción de las administraciones también significa la rebaja del gasto público y, con ello, seguir con el proceso de «consolidación fiscal», clave para las empresas.

Impuestos al empleo

La CEOE no pierde oportunidad para reclamar al Gobierno que rebaje las cotizaciones sociales. Su propuesta a los partidos es que estudien la forma de hacer compatible «la sostenibilidad de la Seguridad Social con una reducción de las cotizaciones sociales de las empresas». La patronal lleva años insistiendo en que este es uno de los factores que restan competitividad a las empresas españolas respecto a sus rivales europeas, teniendo en cuenta que los impuestos al empleo en España están entre los más elevados del mundo.

Pero la delicada salud de la Seguridad Social no deja mucho margen para su rebaja ya que el sistema de pensiones continúa en déficit. Un desfase entre ingresos y gastos provocado porque la incorporación de pensionistas al sistema crece año tras año a mayor ritmo que la de los ocupados. El déficit previsto para el año próximo es del 0,3% del PIB, unos 3.000 millones de euros.

La CEOE reclama además mayores dosis de flexibilidad laboral «que apoyen la creación de empleo». Defiende que para estimular la contratación es necesaria más flexibilidad tanto en lo que tiene que ver con la «entrada y salida» del mercado de trabajo, como en lo relativo a los salarios, respecto a los que reclama que se potencie la parte variable.

Los empresarios harán un llamamiento a los sindicatos para que, de forma autónoma, el diálogo social sirva «para la modernización de la negociación colectiva». Es decir, la introducción de mayor flexibilidad en aspectos como los salarios, la jornada y la movilidad laboral y funcional para adaptar la empresa con rapidez a la situación del mercado, lo que incentiva la creación de empleo.

Reducir cargas

La necesidad de contar con «una industria competitiva» es otro de los retos que se propone trasladar la confederación de empresarios a los partidos políticos. Sostiene la patronal que es necesario introducir mayores dosis de competitividad al sector industrial, reducir cargas y establecer un marco regulatorio estable que dé seguridad jurídica a los operadores y permita amortizar las inversiones realizadas por las empresas a largo plazo.

La patronal considera que para alcanzar el objetivo europeo de que el peso de la industria alcance el 20% del PIB en 2020 será necesario alcanzar un pacto industrial que asegure el desarrollo e implantación de medidas concretas en los siguientes ámbitos: regulación, costes energéticos y cambio climático, formación, internacionalización, financiación, I+D+i y pequeñas y medianas empresas.

Y, por último, la CEOE reclamará a los partidos políticos la aplicación de medidas que permitan «conjugar la igualdad con las necesidades organizativas de las empresas».