Juan Rosell, reelegido presidente de la CEOE
Juan Rosell, reelegido presidente de la CEOE - efe

Rosell, tras ser reelegido: «Que nadie se lleve a engaños, la ética seguirá siendo mi norte»

El presidente de la CEOE ha asegurado que comienza este nuevo mandato «decepcionado con algunos, muy pocos, y agradecido con la muy inmensa mayoría»

Actualizado:

El presidente reelegido de la CEOE para los próximos cuatro años, Juan Rosell, ha asegurado que comienza este nuevo mandato "decepcionado con algunos, muy pocos, y agradecido con la muy inmensa mayoría". En un discurso pronunciado una vez ha sido proclamado presidente de la patronal, Rosell ha sido crítico al referirse a algunas personas "muy pocas" pero que "hacen mucho ruido y entienden la CEOE como una propiedad privada particular y están a favor de los intereses particulares y no generales".

No obstante, ha asegurado que "todo va cambiando muy rápido" y que "irá a mejor", porque la solución a los problemas que pueda tener la organización se llama "gobernanza y transparencia", para lo que ha dicho que huirá de las "ocurrencias e improvisaciones" y que utilizará planteamiento "claros y concretos".

Si bien ha indicado que no se enfrenta al próximo y último mandato con "más ilusión" que en 2010, si ha apuntado que lo hace con más profesionalidad, ya que, según ha dicho, los equipos deben adaptarse a las nuevas situaciones pero aprovechando el conocimiento.

"Que nadie se lleve a engaños, la ética seguirá siendo mi norte", ha dicho Rosell, quien ha abogado por recuperar y exigir desde la empresa las buenas formas y los buenos usos, porque "no todo vale" y porque "los excesos hay que censurarlos" y poner en valor el "esfuerzo, la iniciativa, el riesgo y el sentido común".

De cara a los próximos cuatro años, Rosell ha avanzado que es necesario seguir con "las reformas y el equilibrio presupuestario", al tiempo que ha subrayado que "no pagar la deuda parece una ocurrencia no meditada, y que es muy grave decirlo", en alusión a las propuestas en materia económica planteadas por Podemos.

"Las reformas son la única opción de futuro", ha constatado Rosell, si bien se ha mostrado partidario de llevarlas a cabo "con mayor intensidad, mejor hechas y más rápido que nuestra competencia, los países vecinos europeos.

En clara referencia a la cuestión catalana, Rosell ha indicado que "parece contradictorio poner fronteras cuando el objetivo es Europa", para después añadir que el foco debe ser un mercado único europeo.