Naomi Osaka
Naomi Osaka - AFP

Mutua Madrid OpenOsaka, Halep, Kvitova, lucha abierta en Madrid

La japonesa quiere afianzarse en las alturas con un buen resultado en tierra, aunque la rumana y la checa se sienten cómodas en un torneo que han ganado dos y tres veces

Actualizado:

En una de las mejores épocas para el tenis femenino, con figuras consolidadas y estrellas emergentes, el Mutua Madrid Open se engalana con los nombres más potentes. La batalla, más abierta que nunca porque la veteranía y la juventud se entremezclan de maravilla en este 2019, toma altura y caché con la presencia de los nombres con más peso del ranking. Con Naomi Osaka como líder de un magnífico plantel que peleará por hacer cumbre en la Caja Mágica.

Será la japonesa de origen tahitiano quien intente aprovechar su buen estado de forma y sus 21 años para sumar su nombre al cetro madrileño. Será la tercera edición en la que participa, después de caer en segunda ronda en 2016 y de debutar con derrota el año pasado. Pero han pasado unos meses en los que ha levantado el ánimo y el orgullo de su país tras conquistar el US Open 2018 y el Abierto de Australia 2019. Un palmarés para deslumbrar con todo el desparpajo de una principiante consolidada. Es el ejemplo de otras figuras que emergen con poderío en este curso, como Bianca Andreescu. La canadiense ya sabe lo que es codearse con las grandes y levantar un título de entidad como Indian Wells. Y sin haber cumplido todavía los 19 años.

Ambas quieren consolidarse en Madrid, un torneo a la altura de un Grand Slam que revaloriza a quien lo gana. Los saben las jóvenes y también las veteranas, que encuentran en la capital española un reto al alcance de muy pocas manos. Seis campeonas han copado las diez ediciones. Cuatro de ellas, que suman siete títulos, tienen también en sus haberes varios Grand Slams. Serena Williams -ausente de nuevo, esta vez por la lesión de rodilla que arrastra desde Miami-, con 23 grandes, ganó en 2012 y 2013; Maria Sharapova, ganadora de cinco «majors», se coronó en 2014; Simona Halep, que conquistó Roland Garros el año pasado, es doble vencedora (2016 y 2017); y Petra Kvitova, con dos Wimbledon en su haber, tiene tres títulos en Madrid: 2011, 2015 y 2018, este último en una final apasionante de casi tres horas ante Kiki Bertens.

Es la checa la defensora del trono madrileño. Lo venderá caro, pues vuelve a estar a un grandísimo nivel. Recuperada su agresividad en la pista y con experiencia para cualquier escenario, llega con el título de Sidney y de Stuttgart y las finales de Australia -perdió con Osaka (7-6 (2), 5-7 y 6-4)- y Dubái. Es única en la Caja Mágica por sus tres coronas, pero quiere la cuarta.

Más candidatas

Con ganas de la tercera está una Simona Halep a la que se le da de maravilla Madrid. Siempre dice que se siente como en casa gracias a una grada que la adora. Suma un curso con buenas actuaciones, pero todavía le falta una foto con el trofeo grande: finalista en Doha, firmó unos octavos en Indian Wells y una semifinal en Miami. Como una renacida Victoria Azarenka. Feliz de nuevo en la pista, la bielorrusa muestra el carácter campeón que la llevó a conquistar dos Grand Slams (Abierto de Australia 2012 y 2013). Todavía le queda atrapar un primer título este año, pero su raqueta vuelve a deslumbrar en tierra con la intención de alcanzar el cielo en la capital, donde ya ha firmado dos finales, pero se le ha resistido un poco más en estos últimos cursos.

El baile de campeonas en este 2019 abre la veda a otros nombres de lustre que, por tenis, calidad y esfuerzo, también son merecedoras del éxito. Entre las que buscan su lugar en el aplauso del público local, Garbiñe Muguruza y Carla Suárez. La hispanovenezolana celebró el trofeo de Monterrey, pero sabe que tiene una cuenta pendiente con Madrid, donde siempre le ha costado mostrar su mejor versión. Los octavos, del año pasado, son su techo. A cuartos, y en dos ocasiones, llegó Suárez, pero su ambición supera con creces esa ronda. La batalla está más abierta que nunca.