Serena Williams le recrimina al árbitro su decisión de penalizarla
Serena Williams le recrimina al árbitro su decisión de penalizarla - AFP

US OpenSerena, al árbitro: «Me estás robando porque soy una mujer»

La tenista norteamericana, que se echó a llorar, perdió los papeles tras recibir un «warning» por hablar con su entrenador y terminó acusando al juez de sexista

Actualizado:

Serena Williams pasó una de las peores noches de su carrera deportiva. Tras perder un primer set, el partido se enturbió. Primero recibió un «warning» por romper la raqueta. Después otro por un supuesto «coaching» o ayuda desde la grada por parte de su entrenador. Y finalmente el tercero por la acalorada discusión que mantuvo con Carlos Ramos, el árbitro del partido. Fue aquí cuando le dieron un juego del segundo set por perdido (de 4-3 a 5-3), y cuando la 23 veces campeona de Grand Slam se echó a llorar.

«No he recibido ayuda por parte de mi entrenador, solo me ha mandado ánimos; prefiero perder a hacer trampas, que lo sepas», dijo Serena tras la penalización. A partir de entonces, con el público de su parte, perdió por completo los papeles: «Tienes que disculparte (al árbitro), no he hecho trampas, en mi vida las he hecho; tengo una hija, sé qué es lo que está bien, no hago trampas».

Tras finalizar el séptimo juego del segundo set, ambas jugadoras se sentaron en sus bancos. La discusión continuó: «Eres un mentiroso, me debes una disculpa; di que lo sientes». «¿Me estás vacilando? ¿Me vas a quitar un juego por decirte que eres un ladrón? Es que lo eres, me has robado un punto», acto seguido la aparición del juez de pista. «No está bien, no he hecho trampas, es un ladrón» le dijo entre sollozos.

«Sabes que hay muchos hombres que llaman ladrón al árbitro y no pasa nada, no es justo; todo esto es porque soy una mujer» esgrimió la pequeña de las Williams.

Postpartido

Tras el encuentro, Serena señaló al árbitro y se negó a darle la mano. Pidió después, en la entrega de trofeos, que el árbitro dejase de silbar y aplaudiese a Osaka, actriz secundaria de la final aun habiendo ganado su primer Grand Slam. Trató de cederle el protagonismo, pero fue tarde.

Su entrenador afirmó poco después del partido que pudo haber un gesto que se interpretase como «coaching», pero no ayudó a su jugadora.

En la rueda de prensa posterior al encuentro siguió con sus críticas al árbitro: «Es un ladrón, me ha robado un juego; he visto a muchos hombres diciendo cosas muy serias a los árbitros y bueno, estoy aquí luchando por los derechos de las mujeres y por la igualdad; creo que lo que hizo el árbitro fue un acto sexista». Recordó también la penalización por quitarse la camiseta que sufrió Alizé Cornet. «Quizá a mí no me haya servido toda esta discusión, pero confío en que sea útil para la próxima jugadora a la que le suceda», remarcó antes de salir de la sala de prensa.

La WTA, el circuito femenino de tenis, ha anunciado que investigará la actitud de Serena Williams. «Hay asuntos que tuvieron lugar durante el partido que deben ser investigados. Esta noche es momento de celebrar a estas dos jugadoras increíbles, ambas con gran integridad», señaló el organismo en una declaración oficial.