Jaume Munar
Jaume Munar - Reuters
Roland Garros

Así es Jaume Munar, alumno aventajado de Nadal

Mallorquín de 21 años, se entrena en la academia del número 1 y sigue sus pasos, pero sin perder su propio camino

Actualizado:

Está acostumbrado a la comparación, aunque recalca que él es Jaume Munar (Mallorca, 1997) y con quien se le compara se llama Rafa Nadal, y es inimitable. Son dos jugadores únicos a pesar de que Munar, con 21 años, siga los pasos del número 1 casi desde la cuna.

No solo porque ambos sean de Mallorca, sino porque en esos diez años que los diferencian, a Munar le ha dado tiempo a recoger las lecciones que el veterano ha dejado en el camino. Los viajes, los entrenamientos juntos y las conversaciones han sido constantes. Incluso para preparar citas tan importantes como la que ayer se le presentó en Roland Garros contra Novak Djokovic. Y Nadal envió un mensaje directo, como uno de sus golpes: «Disfrutar, centrarse en lo que puede hacer él, porque es un partido casi imposible de ganar».

Pero fueron dos horas y 18 minutos de aprendizaje entre los grandes. «Diez años menos que yo y mira lo que hace. Tiene un crédito increíble y sé que trabaja en la academia de Rafa; se entrena mucho con él y llegó al partido muy bien preparado», alabó el serbio, que se medirá con Bautista tras vencer por 7-6 (1), 6-4 y 6-4. «Me voy contento porque creo que he dado un paso adelante desde la fase previa. Creo que contra Djokovic podía haber jugado mejor, pero no he hecho un partido malo, he sido competitivo. Me he dado cuenta de que teniendo un millón de cosas que mejorar he competido con gente muy buena», comentó el de Santañy.

Sus pasos

Se marcha de París con la convicción de que las decisiones que ha tomado han sido las correctas. Con quince años se fue a entrenarse al CAR de Sant Cugat, en Barcelona, pero tras probar la experiencia, regresó a casa. En Palma, en la Academia Rafa Nadal, disfruta de sus mejores momentos, rodeado de todo lo que conlleva el planeta Nadal, y en el que se incluye su entrenador Tomeu Salvà, gran amigo del número 1 desde la infancia. En 2014 fue finalista júnior en París, y hace tres años, con 18, logró su primer punto ATP, tras derrotar a Guillermo García-López en Hamburgo.

Ya con 21 avisa con un tenis agresivo, pero estudiado, de estrategia y efectos. Así como Salvà competía contra Nadal en categorías inferiores, y ganaba con él en torneos de dobles. Munar, que escucha consejos y pide críticas, ha disfrutado de una semana mágica al alcanzar el cuadro final por segundo Grand Slam consecutivo. Se estrenó en el Abierto de Australia, donde perdió con Gael Monfils. Y en Roland Garros crece un poco más porque también suma su primera gran victoria, de remontada y convicción: 3-6, 3-6, 7-6 (3), 7-6 (4) y 7-5 a David Ferrer en cuatro horas y 15 minutos. Un impulso a su carrera aun con la derrota ante Djokovic, a quien hizo sudar. Munar, que volverá a los torneos challengers, no quiere comparaciones, ya está aquí.