Real MadridEl Seiscientos tuneado de Sergio Ramos, un sacrilegio para los clásicos

Juan Carlos Payo, redactor jefe de Autopista y Motor Clásico, habló del nuevo vehículo del defensa en El Partidazo de Cope: «Le hace perder en precio respecto a los originales. Es bonito, pero...»

Actualizado:

La aparición de Sergio Ramos en el entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas a bordo de un Seiscientos causó ayer sensación. El defensa andaluz acompañaba el estilo clásico del coche con un atuendo en consonancia, y la imagen recorrió los informativos de medio mundo.

La mayoría alabó la elección de Ramos por un coche con tanta solera como el Seiscientos, aunque para algunos amantes de los coches clásicos el regalo que le ha hecho René Ramos a su hermano no es una buena elección.

«Por lo que se ve en las fotos tiene de original lo justito. Lleva mucho aditamento. Se nota en el ruido del motor, en las llantas... Poco tiene que ver con el original», explicó anoche en El Partidazo de Cope Juan Carlos Payo, redactor jefe de la revistas Autopista y Motor Clásico. «Estas preparaciones se hacen en tiendas especializadas. No son muy apreciadas por la gente. A los puristas les gusta el coche original, con sus accesorios y equipamiento, no estos coches con tantas modificaciones».

Payo cree que haber pasado al Seiscientos por el taller le ha hecho perder valor: «Le hace perder en precio respecto a los originales. Es bonito, pero... En un salón de clásicos se lo echan para atrás».

En palabras del experto, el nuevo coche de Sergio Ramos pertenece a la tercera generación del 600: «Los que están en muy buen estado valen unos 5.000 euros. Aún hay muchos. Se hicieron 800.000 y aún quedan a precios asequibles».