Fernando Rodríguez Lafuente

Regreso a la tierra

Esto de la Liga es un buen campo de preparación, un entrenamiento, o como se decía en el Ejército, entretenimiento de materiales

Fernando Rodríguez Lafuente
Actualizado:

Después de su visita al cielo de París, el Madrid regresa a la Tierra. La Tierra es la Liga, claro y, si se acepta el juego como modesta proposición, la Champions siempre será el cielo. Se mira pero no se toca. O lo tocan pocos. En la Tierra hoy, una hora después del mediodía y del ángelus, el Madrid saltará al césped de Ipurúa –por cierto a rebosar, apenas unos minutos tardaron en agotarse las entradas que quedaban a la venta en las taquillas- con el ánimo –siga la broma- por las nubes. Alguno ya ha apuntado que esto de la Liga es un buen campo de preparación, un entrenamiento, o como se decía en el Ejército, entretenimiento de materiales. La liga como antesala o la Liga para pasar el rato entre eliminatorias de la Champions.

Pero vuelva el Madrid a pisar firme, a serenarse. Es general que lo de París, como nadie creía en ello –al menos hasta la lesión de Neymar, y visto lo exhibido por los de Zidane jornada tras jornada y visto como el partido de ida se soluciono en diez minutos mágicos, y tan mágicos- ha sido como un don de la ebriedad (Claudio Rodríguez), pero esta tarde, ante un batallador, bien organizado, sólido y atemperado Éibar, con la recuperación de Pedro León, un jugador imprevisible e intermitente, y las florituras extremo orientales de Inui y la seguridad de Dmittrovic, es en estos partidos donde se ventila la presencia en la Champions 2018-2019.

Hoy se verá si este Madrid es capaz de una mínima continuidad; si es capaz de que las rotaciones sean favorables. Zidane demostró el martes en París que, por fin, se olvidaba de los nombres y atendía al juego. Así quedó en evidencia la actitud de Bale, que para muchos se ve fuera en junio y la falta de acierto de Benzema –si el Madrid llega a ser eliminado nadie, nadie olvidaría por los siglos de los siglos ese enorme error sólo ante el portero y con el marcador cero a cero. Sí, la Liga no es un entrenamiento y la relajación para las vacaciones y los aires de triunfo, para las fiestas familiares. O así.

Fernando Rodríguez LafuenteFernando Rodríguez Lafuente