Rossi, en el incidente con Marc Márquez en el GP de Argentina de 2018
Rossi, en el incidente con Marc Márquez en el GP de Argentina de 2018 - EFE

MotogpMárquez y Rossi regresan a la tierra de la tempestad

El incidente entre ambos en la pista argentina el pasado año dinamitó una relación llena de tensión desde el Gran Premio de Malasia de 2015

Actualizado:

A pesar de llevar tan solo cinco años formando parte del Mundial de Motogp, el Gran Premio de Argentina ya guarda una historia que marcará el campeonato para siempre. Una carrera que certificó, aún más, el distanciamiento de dos pilotos. En Termas de Río Hondo se inició una guerra en 2015; tres años más tarde llegó la más cruenta batalla.

Desde el año 2015, con el incidente de Malasia, la relación entre Marc Márquez y Valentino Rossi estaba totalmente rota. Una relación que ya llegaba un tanto deteriorada cuando en la pista argentina el español acabó en el suelo en la última vuelta en un duelo con el italiano. Aunque nunca volvieron a ser los amigos que eran antes de ese día, en el que el de Honda frecuentaba el famoso rancho para entrenar, se escenificaba una paz en el parque cerrado cuando ambos coincidían en los podios.

Esa calma tensa llegó a su fin el año pasado. Fue una de las pruebas más atípicas que se recuerda. Jack Miller partía desde la primera posición con todos sus rivales a un par de líneas pro detrás. A Márquez se le paró la moto justo antes de que se pusiese el semáforo rojo. A pesar de que la logró arrancar, Dirección de Carrera le obligó a hacer un «Ride Through» como sanción por no salir desde el pit-lane. Comenzaba una carrera nueva para el ilerdense.

El «93», fruto de su ímpetu infinito por ganar, fue adelantando rivales con el único fin de acabar lo más adelante posible. En su remontada dejó adelantamientos al límite hasta que llegó el momento crucial, tenía delante a Valentino Rossi.

Márquez llegó colado a la curva, obligando al italiano al tomar una trazada abierta. Le tocó y finalmente se fue al suelo. Los aspavientos de «il dottore» eran más que evidentes. A todos los aficionados se les vino a la mente el incidente de Malasia. El catalán, consciente de lo que se avecinaba, decidió acudir una vez concluida la carrera al box de Yamaha a disculparse por su acción.

El entorno de Rossi, encabezado por Uccio le cerraron la puerta. No querían saber nada de él. La tempestad estaba servida y el «46» sacó todo su arsenal contra Márquez ante los medios de comunicación: «Es una situación bajo mi punto de vista muy peligrosa. Dirección de Carrera tiene que hacer algo porque si no, nos podríamos hacer daño. Márquez nunca tiene ningún respeto hacia sus adversarios. Si echamos un vistazo a la carrera de hoy se ha enfrentado a cuatro o cinco pilotos distintos. Tengo miedo de estar en pista con Márquez. Hace lo que le da la gana y lo hace expresamente».

Nadie espera que Rossi y Márquez se reconcilien. El Mundial vuelve este fin de semana a un trazado del que poco apenas se recuerdan a los ganadores. Termas de Río Hondo es sinónimo, desgraciadamente, de escenario de guerra.