RÍO2016Juegos Olímpicos

Atletismo

Asthon Eaton, el Jesse Owens del decatlón

El estadounidense es un atleta todo terreno y ha demostrado una superioridad brutal en su mejor disciplina

Ashton Eaton, el rey del decatlón.
Ashton Eaton, el rey del decatlón. - Reuters

Hay muchos atletas que se especializan exclusivamente en una disciplina sin tomar en cuenta otros horizontes. Pero hay otros como Ashton Eaton que evalúan sus capacidades compitiendo en el mayor número de pruebas posibles con el objetivo de llevar su cuerpo a límites insospechados. Ashton Eaton (Oregon, 1988), es un atleta estadounidense que ostenta títulos mundiales y olímpicos, además de la marca mundial en su especialidad: el decatlón.

En sus 185 centímetros, este deportista de músculos voluminosos y definidos, cabalga este año en busca de repetir su hazaña en los Juegos de Río. Pero para llegar hasta aquí, ha tenido que superar una serie de baches, con sus decepciones y, por supuesto, sus triunfos.

Eaton inició su carrera en el atletismo en el año 2006 adscrito a la Universidad de Oregón. Pronto destacó entre las filas de esta entidad docente y, dos años después, lograba el título de la NCAA en decatlón. Corona que repetiría unos meses después, ganándose así un puesto en el equipo estadounidense para el campeonato Mundial de Berlín en 2009, aunque su participación ciertamente fue muy discreta (18º).

Su carrera siempre ha sido progresiva. De superación. Estallar marcas. Y volverlas a estallar. En 2010, impuso la marca mundial en pista cubierta en el campeonato de la NCAA. Y obtuvo su tercer triunfo consecutivo a cielo abierto. En 2012 logró implantar nuevas marcas mundiales en los dos tipos de recorrido. Pero Eaton es hombre de retos. Así se llevó el primer puesto en el Mundial de Estambul en la disciplina de heptatlón, pulverizando la plusmarca al totalizar 6645 puntos. Con todo, necesitaba competir en las pruebas clasificatorias para los Juegos de Londres en su Oregón natal en la categoría de duatlón. Otro destrozo de marca.

En Londres, consiguió obtener el título olímpico con un total de 8869 puntos. Como reconocimiento a esta gran temporada, se le concedió el Premio «Jesse Owens» junto a Allyson Felix. Pasaban los meses. Y llegó el Mundial de Moscú. Aquí no dejó opción a sus rivales, y ganó el metal dorado con demostrada superioridad. De este modo, se convertía en el primer decatleta en ostentar títulos absolutos a cielo abierto y pista cubierta, además de los récords mundiales en ambas especialidades y, por último, la corona olímpica.

En 2014 defendió con éxito su título mundial en pista cubierta en Sopot, sin conseguir superar su propia marca. Al año siguiente, se presentó por cuarta vez a los campeonatos mundiales, una hazaña pues a sus 28 años ya tenía una trayectoria condecorada. Pekín acogió el evento, y estableció una nueva marca mundial en las pruebas combinadas (9045 puntos), se convirtió así en el primer decatleta desde la década de los 80 en conseguir plusmarcas absolutas de forma consecutiva, y el primero en conseguirlo en un Mundial de atletismo. Esta faena incluyó un nuevo récord de 400 metros del decatlón al parar el cronómetro en 45 segundos, hito que no se lograba desde los Juegos de 1968. Por ello, fue galardonado con el Premio «Jesse Owens» por segunda ocasión y, además, como «Atleta del año» por parte de la IAAF.

Curiosamente, Eaton sufrió un accidente este año cuando una pértiga cayó sobre su cabeza provocándole una herida abierta que requirió tratamiento mediante puntos de sutura. El atleta estadounidense es un tipo férreo, de ideas claras y objetivos en ascenso. Este año participa en los Juegos de Río con una meta: alzarse con el oro y, como siempre, tratar de pulverizar todos los récords. Hagan juego.

Toda la actualidad en portada

comentarios