Eurocopa 2016

Eurocopa2016

Eurocopa Francia 2016 - Selecciones

Los candidatos para ser el líder perfecto de 'La Roja'

Tras caerse la opción de Valverde hace meses, ninguno de los candidatos tiene todos los atributos buscados para un Villar que debe decidir pronto

España ya sabe que Vicente del Bosque no seguirá al frente de la selección, pero todavía no conoce quién será su sustituto. Ahora mismo Joaquín Caparrós es el mejor colocado. Detrás, debido a distintas circunstancias, se encuentran entrenadores como Julen Lopetegui, Paco Jémez, Marcelino García Toral, Míchel o incluso José Antonio Camacho. Ángel María Villar se encuentra en una difícil situación, porque entrenar a una selección nacional aunque sea una de las mejores del mundo no es fácil. El seleccionador trabaja con sus jugadores únicamente en los períodos señalados y durante muy poco tiempo para conseguir que el equipo juegue y se organice de manera coordinada. Cada jugador está adaptado en su club a una forma de jugar y un rol a desempeñar que puede ser completamente distinto al que le pidan realizar en la selección. Estos problemas hacen que los mejores entrenadores prefieran entrenar en clubes 'top', trabajar día a día con sus jugadores y pelear con una presión constante. Ernesto Valverde era el deseado, pero al igual que Pep Guardiola, Unai Emery, Marcelino o Luis Enrique no quiere todavía entrenar a 'La Roja'. No lo ven con malos ojos cuando estén en más avanzada edad, pero seguramente ya no serán los mejores cualificados.

Las circunstancias hacen que los nombrados al inicio sean los máximos favoritos al puesto y casi los únicos entrenadores españoles de élite disponibles para el cargo. Pero dentro de los posibles nombres mencionados se encuentran perfiles muy distintos, diferentes formas de jugar, opuestas maneras de manejar grupos e incluso discrepancias en el trato con la prensa de un candidato a otro. Lo más coherente sería, sabiendo como son cada uno de los aspirantes, apostar por uno de ellos en toda su extensión, es decir, con todo lo que le ha llevado a llegar hasta ahí. Forzar al postulante elegido a cambiar su 'método' resultaría antinatural y poco coherente, como hacer que Andrés Iniesta resalte en un equipo que no someta a través del balón o esperar la mejor versión de Aritz Aduriz sin que pueda aprovechar su superioridad aérea para generar ventajas.

Es algo evidente que no se puede repetir el juego mostrado en los anteriores éxitos cosechados por la selección española, porque muchos jugadores sobre los que se sustentó aquello ya no están y los que juegan son los que provocan lo que pasa en el césped. Ahora hay que decidir si merece la pena ser continuista, seguir apostando por dominar a través del balón con los matices convenientes provocado por los nuevos jugadores o cambiar y apostar por otra vía. El debate esta abierto y solo hay sitio para un privilegiado. Estos son, ahora mismo, los máximos candidatos uno por uno:

Joaquín Caparrós: favorito número uno. El utrerano es el principal candidato al puesto, y es del agrado de Villar. La principal virtud del técnico es la pasión y garra que transmite a sus equipos, con él no hay sitio para la relajación. Los conjuntos que entrena basan su juego en una defensa ordenada e intensa como máxima prioridad y no le incomoda estar durante gran parte del partido sin tener el balón. Le gusta que su equipo sea vertical y busque los espacios en cuanto tenga oportunidad. A todo esto se une su forma de llevar el grupo con una gran disciplina y hacer que estén con el cuchillo entre los dientes cuando salen a jugar. Todo lo contrario a Del Bosque, adalid de la libertad en el campo y del jugador talentoso por encima de todo. Está propuesta cobraría sentido si la selección cambiara el rumbo y optara por un modelo de juego cercano al del Atlético. La propuesta de Simeone le ha llevado a ganar títulos (Liga, Copa, Supercopa de España y Europa) y a disputar dos finales de Champions. Apostar por jugadores como Saúl, Koke, Lucas Vázquez, Morata o Diego Costa como protagonistas. Significaría el fin de un ciclo, con la ausencia de Xavi o Xabi Alonso y la avanzada edad de Andrés Iniesta como argumentos a favor. Desprenderse de aquello que nos ha llevado a ser campeones de Europa, del mundo y una referencia histórica, y volver a ser 'la furia', una decisión arriesgada y un posible paso atrás. El técnico podría optar por adaptarse y hacer una medida intermedia entre una cosa y otra, pero eso podría llevar a una indeterminación peligrosa al equipo, a él mismo y a las creencias que le han hecho llegar a la élite desde la regional.

Julen Lopetegui: el joven talento de la 'casa'. El extécnico del Oporto ya conoce lo que es trabajar para la selección española tras su paso por las distintas categorias inferiores después de ser preparador de porteros al inicio de siglo con Iñaki Sáez. Además ya ha entrenado y modelado para el éxito a muchos de los jugadores actualmente seleccionados en su trabajo con la sub' 21, con la que ganó un europeo en 2013. Al vasco le gusta que sus equipos controlen los partidos desde el esférico y sometan al rival a una presión tras pérdida asfixiante para recuperarlo cuanto antes y volver a disfrutar del balón en sus pies. Sería una medida que respetaría la actual filosofía de juego y explotaría la calidad de los jóvenes jugadores españoles como Thiago, Isco y Denis Suárez apoyados en la experiencia de Busquets, Iniesta o Piqué. El principal problema del entrenador de Asteasu es más su tercer regreso a la casa que su irregular trayectoria. En su recorrido como 'mister' ha mezclado éxitos como el campeonato de Europa sub' 21, con el fracaso de sus inicios en el Rayo y una experiencia agridulce en Oporto. Allí brilló en la Champions League, llegando a cuartos de final en 2015, hizo revalorizarse a muchos de sus futbolistas que dejaron muchos ingresos en el club (Casemiro, Danilo, Alex Sandro, Jackson...) tras sumar una racha de resultados sin precedentes pero no le sirvió para lograr ningún título para el club portugués.

Paco Jémez: el loco genio canario. El actual técnico del Granada, tiene una cláusula en su contrato que le permitiría quedar libre ante una oferta para entrenar a la selección española. El de Las Palmas ha conseguido mantener en tres ocasiones al Rayo Vallecano en Primera con uno de los presupuesto más bajos de la categoría. Es un entrenador atrevido en su propuesta y que interviene en los partidos si no le gusta lo que ve, algo que se le ha achacado a Del Bosque de no hacer. España seguiría con el actual estilo y lo potenciaría aún más con el hombre que llevó al Rayo a ser uno de los equipos con más posesión de Europa, lo que esta campaña no le permitió mantenerse. Pero no ha dirigido en su trayectoria ningún club 'grande' y esta falta de experiencia podría resultar determinante. Además, su marcado carácter podría hacerle chocar con jugadores con más 'status' que él, en ocasiones ya ha tenido situaciones conflictivas en el Rayo y esto no se ve como algo positivo desde la FEF.

Toda la actualidad en portada

comentarios