Sergio Ramos disputa un balón con Luis Suárez en un clásico del año 2015
Sergio Ramos disputa un balón con Luis Suárez en un clásico del año 2015 - REUTERS
Fútbol

El fin de semana de los clásicos europeos

Las fuertes rivalidades entre equipos del Viejo Continente marcan un domingo acaparado por el Barcelona - Real Madrid

S.D.
Actualizado:

Este fin de semana, Europa se paraliza. Dos de los mejores equipos del mundo miden sus fuerzas para disputarse la hegemonía del fútbol español. El Camp Nou acoge el partido de los partidos, el Barcelona - Real Madrid. Será un clásico atípico, pues dos de sus mayores alicientes no estarán sobre el césped.

En el Madrid no estará Cristiano Ronaldo, ahora jugador de la Juventus, pero tampoco estará Leo Messi en el Barcelona, en su caso, por lesión. El combinado catalán llega lanzado después de vencer al Inter de Milán, mientras que los blancos aterrizan en la ciudad condal atravesando momentos complicados, con la figura de Lopetegui en el aire. Pero como se suele decir, en un clásico no importa lo que se haya hecho antes.

Para los amantes del fútbol no será el único gran choque del domingo del que podrán disfrutar. En Italia, la luna se elevará sobre el estadio San Paolo a las 20.30 del domingo. No obstante, al choque se le conoce como el «derbi del sol». Roma y Nápoles disputan uno de los enfrentamientos más míticos del país del adriático. La enemistad no siempre marcó los Roma - Nápoles, pues entre los años 70 y 80 sus aficiones estaban hermanadas, un vínculo que se rompió en 1987, dando lugar a uno de los duelos más broncos del fútbol italiano.

No solo es una competición deportiva, también es una lucha de clases. El encuentro entre el Ajax y el Feyenoord, conocido en tierras holandesas como «De Klassieker». Ámsterdam siempre fue asociada a los estamentos más pudientes de la sociedad holandesa, frente a Rotterdam, una ciudad de obreros y trabajadores. Es uno de los derbis más antiguos de Europa, pero también de los más peligrosos. Los enfrentamientos entre ultras de ambos equipos son una constante cada vez que se ven las caras. Incluso en 1997, la muerte de un seguidor propició que los partidos entre ambos conjuntos se jugasen a puerta vacía durante esa temporada.

Son disputas que todos los jugadores quieren jugar y también los que todos los enamorados del fútbol esperan que se celebren. El último día de la semana no será apto para cardíacos.