Fútbol internacional

Se retira tras ser sancionada por insultos racistas

La futbolista Sophie Jones fue castigada por la Federación Inglesa y ha decidido terminar su carrera al mantenerse en su inocencia

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La futbolista inglesa Sophie Jones ha finalizado su carrera deportiva tras ser suspendida por insultos racistas y después de que su equipo, el Sheffield United, terminase con su contrato.

La deportista fue condenada este miércoles a cinco partidos de sanción debido a un incidente racista que ocurrió durante un partido ante el Tottenham Hotspur el pasado mes de enero.

Jones, quien también ha sido multada con 200 libras (223 euros), fue acusada y encontrada culpable de haber proferido «sonidos de mono» a la futbolista del Tottenham Renee Hector.

Pese a los alegatos de Jones, quien acusó a la Federación de fútbol inglesa (FA, por sus siglas en inglés) de no utilizar las cámaras de vídeo para comprobar las acusaciones, la futbolista fue acusada de romper dos reglas de la FA sobre utilizar lenguaje abusivo e incluir referencias al origen étnico, el color o la raza.

Ante las acusaciones, su equipo, el Sheffield United, decidió rescindir el contrato con la jugadora.

Ella, no obstante, tiene otra versión. «Me mantengo firme en que no soy culpable de las acusaciones que la FA ha proferido contra mí.».

«Con todo el pesar de mi corazón, no me veo capaz de seguir jugando y jugar en una organización que no confía en mí», explicó en redes sociales la futbolista, dando por terminada su carrera.

En caso de que en el futuro fichara por otro club, la sanción seguiría vigente y tendría que acatarla.