Alisson, Kepa y Courtois, protagonistas este verano
Alisson, Kepa y Courtois, protagonistas este verano - ABC
Fichajes

Los porteros mandan en el mercado

Alisson Becker, Kepa Arrizabalaga y Thibaut Courtois han movido este verano más de 170 millones de euros

Carlos Tristán / Tomás González-Martín
Actualizado:

Mes de julio de 2001. El fútbol se preparaba para la mayor operación jamás realizada. Una servilleta el verano anterior había anticipado el «sí» del entonces mejor jugador del mundo: Zinedine Zidane. El Real Madrid de Florentino Pérez se movió y ejecutó; el francés fue presentado el 10 de julio como nuevo futbolista blanco. Aquel traspaso eclipsó otro movimiento que se había cerrado días antes. Ante la salida inminente de su estrella, la Juventus realizó la que es, a día de hoy, la cuarta mayor inversión del fútbol italiano. Un joven portero procedente del Parma aterrizaba en Turín dispuesto a labrarse una exitosa carrera en la «Vechia Signora». Triunfó durante 17 temporadas vistiendo de bianconero y se acabó convirtiendo en una leyenda del club. Su nombre era Gianluigi Buffon.

Eran otros tiempos, cuando los clubes no estaban tan recelosos de realizar una gran inversión por un guardameta. El Inter de Milán lo confirmó días después cuando pagó más de 25 millones por Francesco Toldo. Sin embargo, pese a que Buffon comenzó a demostrar desde el principio el acierto de la operación, tuvo que pasar una década hasta que un club volviera a apostar tan fuerte por un cancerbero.

No fue hasta 2011 cuando los porteros volvieron a sentirse valorados en el mercado. Aquel verano se cerraron las contrataciones de Neuer y De Gea por el Bayern de Múnich y el Manchester United a cambio de 30 y 25 millones. Ambos han sido desde entonces pilares fundamentales en sus equipos. Varios episodios han ayudado a que 2018 haya sido el año en el que se ha terminado de confirmar la revalorización de esta demarcación.

El mal de Karius

La final de la Champions de Kiev calentó el mercado de los porteros. La desafortunada noche de Karius lastró al Liverpool ante el Real Madrid en su cita más importante de la última década. Era evidente: un portero que no está a la altura puede echar al traste un hito del club. Semanas después, durante el Mundial de Rusia, fueron varias las figuras que sostuvieron a sus compañeros con sus paradas. El más destacado fue Courtois, elegido mejor portero del campeonato.

Terminó el Mundial y se confirmó la apuesta por reforzar la portería. El Liverpool abrió la veda con Alisson y los 62,5 millones que costó. El siguiente en dar el paso fue el Chelsea que, consciente de que Courtois pondría rumbo a Madrid, se lanzó a pagar la cláusula de Kepa. El belga, por su parte, llegará a la capital de España a cambio de 34 millones.

Como confiesa a ABC Santiago Cañizares, exportero del Real Madrid y del Valencia, «los porteros están de enhorabuena». «Por fin somos valorados en el fútbol mundial. Hasta ahora era incomprensible que los equipos pagaran tanto dinero por reforzar muchos puestos y que no se diera valor a la posición del guardameta. Ahora se ha acabado todo esto».

Santiago Cañizares coincide en que este mercado de fichajes está suponiendo un punto de inflexión para que los clubes apuesten por realizar grandes inversiones por porteros: «El Liverpool ha pagado 62 millones por Alisson y ahora el Chelsea abona 80 por Kepa. Por fin se observa que es muy importante reforzar también la portería, porque tiene tanta relevancia como las demás posiciones».

La contratación de Kepa se cerró en el día de ayer. Eran las 9:22 de la mañana cuando varios representantes del jugador y del Chelsea se personaron en la sede de la Liga y depositaron la cláusula del jugador. Los 80 millones que ha costado su libertad no solo colocan al vasco como el portero más caro de la historia, sino que además le convierten en el español por el que más se ha pagado. Su operación sirve para desbloquear la llegada de Courtois al Real Madrid, un objetivo blanco que viene de lejos.

La mayor evidencia de que se ha producido una revalorización de los porteros se dio cuando saltó la noticia de que Courtois había comunicado al Chelsea su intención de salir rumbo al Real Madrid. Fue entonces cuando el club londinense comenzó a peinar el mercado con la billetera abierta en busca de un sustituto. Oblak fue uno de los nombres que más sonó. Los 100 millones que vale a día de hoy su libertad, que hubiesen sido prohibitivos antaño, no parecían ser un problema. El Atlético, consciente de esta nueva realidad, se está moviendo con rapidez para renovar su contrato y subirle la clásula.

Después de un periodo en el que la portería no parecía ser la prioridad a la hora de fichar, nueve cifras parecen ahora quedarse cortas para mantener a la figura que hay bajo palos. Y es que solo Alisson, Kepa y Courtois han movido este verano más de 170 millones de euros.

Mucho ha llovido desde que Buffon se mudara de Parma a Turín para convertirse en una leyenda de la Juventus. En este tiempo han sido muchos los porteros que han cambiado de aires, pero no fue hasta la segunda década del siglo XXI cuando se volvió a pagar por ellos tanto como por jugadores de campo. La historia está de su parte: llevar a cabo una gran inversión por un portero suele ser sinónimo de acierto. Buffon, Neuer o De Gea son buena prueba de ello.