Martí Perarnau (centro), junto a Pep Guardiola (derecha) y Domènec Torrent (izquierda)
Martí Perarnau (centro), junto a Pep Guardiola (derecha) y Domènec Torrent (izquierda) - Cortesía de M. Perarnau
Patrocinado por:Santander

Martí Perarnau: «Guardiola odia el tiqui-taca»

Recién eliminado por el Mónaco, el técnico vuelve a ser carne para el debate. Perarnau, su cronista de cabecera, explica para ABC los últimos años de Guardiola en el Bayern y el futuro que le espera en Mánchester

MadridActualizado:

En los tres últimos años, el hermetismo de Pep Guardiola ha hecho de Martí Perarnau (Barcelona, 1955) el camino más corto para conocer sus inquietudes. Exatleta, periodista y publicista, Perarnau metió su libreta en la caseta del Bayern, donde ha visto llorar a Xabi Alonso y sonrojarse a Alaba. Esta entrevista se realizó antes de que Guardiola padeciera la eliminación más temprana de su historial como técnico. En «La metamorfosis» (Editorial Córner), su último libro, Perarnau ya advertía de que el City no sería un equipo fiable hasta marzo del año que viene.

—Una de la primeras frases de Guardiola en el libro es: «El tiqui-taca es una mierda»

«Pep Guardiola. La metamorfosis»
«Pep Guardiola. La metamorfosis»

—Esta frase va en dos sentidos. Primero porque el concepto se fue degenerando, como casi todo en la vida. ¿Qué ocurrió con el «tiqui-taca»? Que fue una frase genial que al principio quería decir una cosa pero que luego ha ido degenerando. Él odia el «tiqui-taca» en ese sentido. Y luego lo dice porque él no es un integrista del estilo. Él va a ganar. Y si tiene que jugar con dos delanteros centros a centrar balones lo hará. Ahora le dicen que el City lanza muchos contraataques, pero él dice: «Es que tengo los jugadores que tengo».

—¿Por qué la prensa alemana nunca eligió a Guardiola entrenador del año?

—No es comprensible. Hay un año, el segundo, en el que queda octavo entrenador del año en Alemania. Queda octavo por detrás de gente que termina a 35 puntos del Bayern invirtiendo más dinero que el Bayern. Pero bueno, la prensa alemana tuvo un prejuicio con él desde el primer día. Había una parte de la prensa de Munich que le consideraba Superman, un ídolo, y luego había gran parte de la prensa que le puso la cruz desde ese primer día.

—¿Influyó en ese rechazo que no conceda entrevistas?

La prensa alemana fue mucho más crítica con Pep que con Ancelotti

—Sí. Seguro que sí. El jugador al que más utiliza Guardiola en sus tres años es Thomas Muller. Más que al portero, más que a Neuer. Pues la prensa alemana pone a parir a Guardiola porque el día del Calderón ( Atlético 1 – Bayern 0) no hace jugar a Muller de inicio. Bueno, pues Ancelotti no está haciendo jugar a Muller. Hoy Muller es un jugador que podemos llamar «suplente» y su rendimiento goleador es catastrófico. ¿Tú has visto alguna crítica a Ancelotti? Yo leo la prensa alemana y no hay ni un solo comentario.

—¿Se hace querer Ancelotti?

—Ancelotti, del que hablo maravillosamente bien como persona y como entrenador, concedió entrevistas a la prensa poderosa de Munich, se la puso en el bolsillo y desde entonces tiene su protección. De hecho, yo cuento en el libro cómo hay un medio de comunicación alemán muy poderoso que se acercó a un amigo de Guardiola y le dijo: «Si nos da una entrevista tendrá protección». Y esa es la realidad.

—¿Cuánto le duró el disgusto a Guardiola tras caer eliminado por el Atlético de Madrid?

—No mucho. La eliminación contra el Atleti es una eliminación normal. Es decir, vas a unas semifinales de Champions y puedes perder.

—Pero pierde tras contar con ocasiones de sobra para clasificarse.

Xabi se fue al Bayern porque quería que lo entrenase Guardiola

—Sí, pero no es como la del Real Madrid. La eliminación contra el Real Madrid fue una cagada suya. O eso dice, aunque yo creo que él se acusa en exceso. Es verdad que hay un error táctico suyo, pero también de los jugadores. Esa eliminación es gorda y te deja marcado. La del Atlético de Madrid es una eliminación cruel pero que ocurre cada temporada. Todas las temporadas hay un equipo al que le pasa eso: que jugando de maravilla le eliminan por el valor doble de los goles.

—En el libro habla de un vestuario roto ese día.

—El vestuario estaba hundido por la sensación de crueldad. La sensación de «no es que nos hayamos merecido pasar, es que nos hemos merecido golear». David Alaba lloraba, Xabi Alonso igual. Xabi estaba... Yo no le he visto nunca así.

—¿Cómo es Alaba?

—Alaba es un chaval encantador. A Pep le impactó mucho que un tío como él, que es como un DJ, que en las fiestas del equipo siempre pone la música, le pidiera perdón por entrar en su despacho con la gorra puesta. Es un cacho de pan.

—Dice Guardiola que Xabi Alonso sería un buen entrenador.

—Xabi aún está dudando si ser entrenador. Lo que es seguro es Xabi se fue al Bayern porque quería ser entrenado por Pep. Mi sensación es que esta es la última temporada de Xabi en activo. Pero es una sensación [ el pronóstico de Perarnau se cumplió]. Desde luego, si decide ser entrenador tiene unos fundamentos muy buenos.

—También lo dice de Neuer.

—Es que Neuer, en el día a día, no sabes qué va a hacer. No sabes si va a ir con los porteros o va a ir con los jugadores. Hay días en los que reclama que le den un peto para participar en los juegos de posición. Él quiere estar en el meollo, quiere verlo todo.

—Y le dejan participar.

Neuer es un personaje. Es un tipo culto, inteligente y exigente consigo mismo. De vez en cuando canta el himno del Sevilla

—Neuer es un tipo con mucha inquietud. Neuer de pronto se pone a cantar el himno del Sevilla. Estás en un ascensor y te canta El Arrebato. Neuer es un personaje, un tipo impresionante. Es culto, inteligente, muy exigente consigo mismo... Una vez, tras ganar 5-0 al Hamburgo, estaba cabizbajo. Entonces, Pep le pregunta en el ascensor: «¿Qué te pasa?». Y es simplemente porque ha hecho un mal despeje en el partido. Y el tío está como si hubiera perdido 5-0.

—Este verano Guardiola no se tomó un año sabático entre clubes.

—No.

—¿Desgasta mucho más el Barça?

—Yo creo que el Barça o el Madrid desgastan más. El fútbol español desgasta más que el alemán. Dicho así en general. El fútbol alemán es muy agradable en estadios, aficiones... Está muy bien organizado y el desgaste es menor.

—¿Por qué en Barcelona miran a Guardiola con tanto recelo?

Samir Nasri y Touré Yaya llegaron a la pretemporada pasados de peso. Nasri se puso a plan y Guardiola quiso retenerlo, pero fue el jugador quien pidió irse a Sevilla
Samir Nasri y Touré Yaya llegaron a la pretemporada pasados de peso. Nasri se puso a plan y Guardiola quiso retenerlo, pero fue el jugador quien pidió irse a Sevilla - AFP

—Básicamente porque hay un grupo periodístico que, desde que era jugador, ha ido directamente contra él. Porque estuvo muy alejado del presidente Núñez y este grupo periodístico es un grupo muy vinculado al expresidente Núñez. Y, desde que era jugador, desde el año 95-96 aproximadamente, Núñez decretó una caza contra Guardiola y este grupo se encargó de ello. Y claro, son más o menos veinte años de echarle porquería. Tuvieron que hacer un paréntesis durante sus años de entrenador, porque con los títulos te callas. Pero cuando se fue a Munich esto se recrudeció.

—¿Qué le afeaban a Guardiola?

—Le afeaban de todo. Hay historias de todo tipo: desde sexo, hasta dinero... De todo. Todo lo que ha hecho él ha sido siempre motivo para ponerle a parir.

—Hablas en el libro de un jugador del City que estaba sentenciado para la prensa pero que, sin embargo, le causó buena impresión a Guardiola. ¿Se puede decir ya quién es?

—No.

—¿No será Touré Yaya?

—(Ríe). No, había varios jugadores que, digamos, estaban fuera del equipo a finales de junio. Eran Touré, Kolarov, Fernando, Fernandinho, Sagna, Clichy, Zabaleta (los laterales), Hart... Guardiola ve esos nombres en la prensa y se ríe. En la reunión que mantuvimos para ver el España-Italia de la Eurocopa dice: «Me río porque no es verdad, porque no nos vamos a volver locos en el club. Además, Txiki me ha hablado muy bien de algunos de ellos».

—Vamos, que no es Touré.

—No, porque él quiere mucho a Touré. Guardiola tiene una relación fantástica con Touré desde los tiempos del Barcelona. Es con su representante con quien tiene una relación pésima. Touré se fue del Barça porque vio que Busquets iba a ser titular y el City le pagaba mucho dinero. Sí es verdad que este verano Touré llegó a la pretemporada muy mal. También Nasri. Pero los dos en agosto ya estaban muy bien.

—¿Cómo lleva Guardiola que de vez en cuando le caiga una crítica de Nasri o Ribéry?

Mi intuición es que Guardiola estará en el City algo más de tres años y que luego entrenará una selección

—De Nasri no le ha llegado. Si alguien lo ha interpretado así se ha equivocado porque Guardiola hizo un gran esfuerzo por quedarse con Nasri. Nasri llegó, como Touré, muy pasado de peso. Guardiola le puso un plan especial y Nasri lo hizo hasta tal punto que en agosto Nasri estaba como un tiro. Entonces Pep le dijo: «Tú te quedas». Y Nasri dijo: «No, necesito irme de Manchester porque llevo aquí cinco años, no me ha ido bien y necesito un cambio mental». Pep intentó quedárselo hasta el punto de que el último día de mercado le hizo jugar para ver si con eso le convencía. Entonces Pep le dijo: «Ya que has decidido irte, hay una persona en Sevilla que es Juanma Lillo. Hazle caso a todo lo que te diga». Y eso fue una de las cosas que hizo Nasri nada más llegar a Sevilla, hablar con Lillo.

—Guardiola dijo a primeros de enero: «Me estoy acercando al final del mi carrera». ¿Le crees?

—Yo creo que él quiso decir que le quedan menos años de los que ya lleva. Lleva ocho años de entrenador. Este es el noveno. ¿Cuántos años hará Pep como entrenador? ¿14? ¿15? Mi intuición es que en el City estará algo más de tres años y que luego entrenará una selección. Eso compone un panorama de 15-16 años... Por lo que estaría en la mitad del camino. Pero vete a saber. Puede pasar de todo. A lo mejor luego se va al Brescia y se está quince años entrenándolo.