Abdelhak Nouri, jugador del Ajax
Abdelhak Nouri, jugador del Ajax - Internet
Fútbol internacional

La lucha de «Appie»: progresa tras trece meses en coma

Abdelhak Nouri, joven jugador del Ajax, sufrió un arritmia severa en julio del año pasado y estuvo a punto de perder la vida

Actualizado:

El 8 de julio de 2017 ocurrió un episodio que conmocionó al mundo del fútbol. Aquel día se disputaba un partido más de pretemporada como tantos otros que se juegan en verano. Una fecha a priori irrelevante que acabó suponiendo el fin de la carrera de un prometedor jugador. Werder Bremen y Ajax se medían sobre el verde cuando, en el minuto 71, el joven Abdelhak Nouri se tumbó en el suelo, donde permaneció un rato consciente ante la mirada de preocupación de los allí presentes. Pocos minutos después perdió el conocimiento. En aquel momento era difícil imaginar que pasaría en coma los siguientes trece meses.

Abdelhak Nouri, apodado «Appie», comenzaba a dar los primeros pasos como jugador de la primera plantilla del Ajax tras haber destacado en las categorías inferiores del club. La pretemporada era su gran baza para hacerse un hueco en los planes de su entrenador. Sin embargo, cuando había pasado más de una hora de aquel encuentro se empezó a encontrar mal y se tumbó en el suelo, donde a los pocos minutos perdió el conocimiento. Dos ambulancias tuvieron que acceder rápidamente al césped para atenderle y más tarde fue trasladado al hospital en helicóptero. Antes de eso, los médicos le tuvieron que practicar el masaje cardíaco para que no falleciese.

Los presagios entonces no podían ser peores. El club holandés comunicó que su jugador había sufrido una arritmia severa, aunque a su vez tranquilizaba asegurando que estaba «estable, con pulso y dormido». Poco después la realidad era muy diferente: Abdelhak Nouri entraba en coma inducido, del que aún no ha logrado salir. «Nos han dicho los médicos que si despierta no podrá pensar, comer, hablar o caminar, y probablemente ni siquiera reconocernos», contó su hermano entonces. El diagnóstico fue de «daños cerebrales irreparables». «Gran parte del cerebro de Nouri dejó de funcionar y la posibilidad de recuperación de estas funciones es nula», comunicó el Ajax.

«Abdelhak es un gran talento, pero nunca llegaremos a saber cuánto habría brillado su estrella si esto no hubiese ocurrido», dijo Edwin van der Sar, director general del club.

Sin embargo, las últimas noticias son más positivas de lo que cabría esperar. Tal y como ha comunicado su familia al periódico holandés 'NOS', su estado cada vez es mejor y existe cierto optimismo: «Si lo comparo con el pasado, estamos mucho mejor en este momento. Su estado neurológico ha mejorado en los últimos meses. Lo pasó muy mal. A veces sale a sentarse en su silla de ruedas. Antes esto era muy difícil... Ha sufrido muchos altibajos, pero desde diciembre o enero, más o menos, su conciencia es un poco mejor. Si le dices cosas como 'abre la boca' o 'mueve la ceja', lo hace».

Estas informaciones han llegado después de mucho sufrimiento. Abdelhak Nouri estuvo a punto de perder la vida y desde hace más un año está en coma. «Físicamente hay un declive, porque prácticamente no se mueve. Está postrado en la cama y no puede mover el cuerpo por él mismo, sólo la cabeza», ha contado su familia. A sus 21 años, Abdelhak Nouri está inmerso en un difícil proceso de recuperación. Un año después de empezar una prometedora carrera en el fútbol, la batalla por vivir es ahora su día a día, convirtiéndose en un ejemplo de lucha para todo el mundo.