Griezmann durante un partido del Atlético de Madrid - AFP
Fútbol

Griezmann, fichaje cuestionado en el Camp Nou

Divergencias técnicas, tácticas y económicas se suman al desplante que dio el año pasado

BarcelonaActualizado:

El desplante de Antoine Griezmann al Barcelona el año pasado cuando el acuerdo estaba completamente pactado no fue bien encajado por la afición azulgrana, que se sintió traicionada, ni por la directiva, que se enteró del ridículo hecho a través del documental producido por Piqué («La decisión»). Todo ello desembocó en una animadversión hacia el francés, como se pudo comprobar con los pitos que recibió la última vez que pisó el Camp Nou. La debacle de Liverpool ha generado un progresivo cambio de opinión y una variación en las tendencias de las últimas encuestas realizadas tras el anuncio del delantero de abandonar el Atlético de Madrid.

No obstante, el lavado de imagen deberá ser más profundo para que caiga de pie en el vestuario culé. Más allá de las discrepancias con su forma de anunciar que se quedaba en el atlético de Madrid el pasado verano, surgen voces que cuestionan la necesidad táctica y técnica de su llegada. Su estilo de juego no acaba de encajar en las necesidades del Barcelona, que tiene en Messi el claro referente en la posición en la que jugaría el francés. Sin ser un ‘nueve’ puro, Griezmann debería repartirse los minutos con el argentino, Luis Suárez, Dembélé y Coutinho, si el brasileño acabara quedándose.

«Tiene que cambiar sus hábitos. Siempre tienes que ajustar el sistema a los recursos que te ofrece la plantilla. No sé dónde podría encajar Griezmann en el Barcelona. El sistema no puede ir por delante», advierte Radomir Antic, exentrenador del Barcelona (2003) y del Atlético de Madrid (1995-98 y 1999-2000). También el expresidente del club culé, JoanLaporta, ha metido el dedo en la llaga. «Yo pienso que mayoritariamente la afición no lo quiere, y además, por los precios que se están barajando, creo que es exagerado. Pienso que hay otros jugadores con una gran proyección que podrían hacer perfectamente la función que pueda hacer Griezmann en el Barça», aseguró el abogado, que reiteró su intención de presentarse a las próximas elecciones del club catalán, en 2021.

No obstante, aunque el futuro de Griezmann parece teñido de azulgrana, aún no hay nada decidido al cien por cien y la apuesta del todopoderoso PSG puede poner en riesgo la llegada del galo a la Ciudad Condal. Maud Griezmann, agente y hermana del futbolista, estuvo reunida la semana pasada con intermediarios del club francés, que le ofrecieron una ficha más elevada de la que percibiría en el Barcelona, además de la tentadora propuesta de convertirse en el icono del PSG, al margen del regreso a su país. El Barcelona, por su parte mantiene las bases del acuerdo alcanzado el año pasado. El fichaje de Griezmann tiene el aval de la secretaría técnica, que busca reforzar las tres lineas del equipo. Con De Jong atado, el central De Ligt y Griezmann serían las piezas escogidas.