San Pablo, el estadio del Écija Balompié
San Pablo, el estadio del Écija Balompié
Tercera división

El desesperado comunicado de los empleados del Écija Balompié

Los trabajadores denuncian que la situación es insostenible y afirman que si no aparece un comprador antes del 1 de febrero se verán obligados a tirar la toalla

Actualizado:

Al Écija Balompié se le agota el plazo para evitar su desaparición asfixiado por la deuda acumulada (480.000 euros). La marcha de jugadores continúa y el último en abandonar San Pablo ha sido el guardameta Miguel Guerrero. Con solo cinco futbolistas de su primera plantilla aún en el vestuario, el partido del domingo en el campo del Salern Puente Genil ha sido suspendido a la espera de la llegada de un comprador que pueda hacerse cargo de la cantidad que debe el club sevillano de Tercera división. ( Écija Balompié, una resistencia heroica).

La agonía también afecta a los empleados del Écija Balompié, que llevan más de cinco meses sin cobrar. Este jueves, los trabajadores del club andaluz han lanzado un desesperado mensaje de ayuda en las redes sociales para que alguien se decida a dar un paso al frente para salvar a un equipo con 80 años de historia.