Fútbol

«Cristiano Ronaldo se ha quitado un peso de encima»

El entorno del futbolista luso desvela a ABC su estado de ánimo tras poner fin de una vez a su calvario con la Justicia

MadridActualizado:

Una mañana gélida (dos grados sobre cero) y de cielo plomizo en el invierno de 2019 en Madrid, Cristiano Ronaldo se declaró culpable de cuatro delitos fiscales. Todos ellos fueron cometidos entre los ejercicios de 2011 y 2014, periodo en los que eludió el pago de 14,7 millones de euros a la Agencia Tributaria, cantidad rebajada a posteriormente a 5,7 millones de euros, acciones delictivas que ayer quedaron plasmadas en sentencia firme. El hoy futbolista de la Juventus tendrá que abonar 18,8 millones de euros, cantidad que ya ingresó a Hacienda el pasado verano tras pactarse la sentencia, y asumir las costas del proceso, además de abonar 365.000 euros de multa por la sustitución de la pena de prisión de dos años, hecho que la Defensa considera un éxito como adelantó este periódico el pasado viernes. De este modo, Cristiano no tendrá en su expediente penal un castigo de cárcel, coyuntura que le hubiera generado serios problemas si cometiera un nuevo delito.

Eran las 09.36 de la mañana cuando Ronaldo se bajaba de una furgoneta negra de alta gama con las lunas tintadas, de donde primero lo hicieron dos escoltas privados. El luso apareció en las escaleras de acceso de la Audiencia Provincial de Madrid de la mano de Georgina Rodríguez, pareja y madre de Alana, la hija pequeña de la familia. Ataviado entero de negro, con vaqueros, americana y jersey de cuello vuelto, calzado con unas deportivas de color blanco y con las gafas de sol sobre sus ojos, a pesar de la inexistencia del mismo, Cristiano no dejó de sonreír durante los 33 segundos que duró su acceso a la puerta principal de la Audiencia Provincial.

Locura mediática

«Estoy perfecto», dijo el portugués al principio del recorrido, mientras se paraba a firmar un autógrafo a uno de sus seguidores presentes en el acceso al Tribunal. Cerca de 150 profesionales de los medios de comunicación se dieron cita en la mañana de ayer para captar una de las imágenes más morbosas de los últimos años, Cristiano Ronaldo entrando a un Tribunal para declararse culpable. «Se ha quitado un peso de encima», desveló a ABC una persona muy cercana al jugador, que por fin pudo echar la llave al capítulo profesional y personal más desagradable de su carrera y de su vida: «¿Cómo está Cristiano? Como estaría cualquier ser humano que acaba de ser condenado por la Justicia. Ahora lo importante es que ya se ha acabado todo y va a continuar con su vida», añadió a este periódico la misma fuente.

En el interior del Tribunal, Cristiano estuvo casi treinta minutos esperando en una de las salas de testigos protegidos, debido al revuelo que se montó dentro de la Audiencia Provincial. Medio centenar de funcionarios intentaron fotografiarse con la estrella lusa así como lograr un autógrafo, situación que obligó a los vigilantes de seguridad a llevarlo a dicha sala a la espera que fuera llamado por la Sección 17, encargada de su causa. Una vez dentro, en solo cinco minutos dio por concluido sus problemas con la justicia española: «En el acto del juicio, el acusado reconoció los hechos y mostró su conformidad con el escrito de conclusiones», explicaba la propia sentencia, hecha pública a las 11.53 horas.

A las 10.24, 48 minutos después de su entrada, Cristiano tomó el camino de ida que le llevó hacia Torrejón de Ardoz y, desde allí, voló en su jet privado a Turín. Otros treinta segundos de recorrido en los que respiró aliviado: «Ya está, ya está», dijo a los medios presentes nada más abrirse las puertas de la Audiencia Provincial, evidenciando que de manera definitiva se había terminado su pesadilla. De nuevo cogido de la mano de Georgina, Ronaldo llegó al principio de las escalerillas y como hiciera a su entrada, se paró para firmar autógrafos, algunos de ellos a aficionados que taparon su rostro con gorro y bufanda para evitar ser reconocidos: «Acaba de ser condenado. Prefiero mantener mi anonimato», dijo uno de ellos a ABC.

El último guiño de Ronaldo, antes de subirse a la furgoneta, fue para su anterior equipo: «El Madrid te echa de menos, ¿tú también? ¿Te gustaría volver?», le preguntó una periodista. La amplia e irónica sonrisa de Cristiano contestó por sí misma y bajó el telón de un doloroso y largo proceso judicial que ya es historia del deporte.