Reuters
Patrocinado por:Santander
Champions

Una barandilla al caer pudo provocar la estampida de Turín

La alcaldesa de la ciudad del norte de Italia reconoce que aún desconocen con exactitud lo que llevó al pánico a las 30.000 personas presentes en la plaza San Carlo

Actualizado:

La alcaldesa de Turín, Chiara Appendino, ha informado de que la causa de los incidentes que se produjeron en la plaza San Carlo el sábado durante la final de la Champions entre Juventus y Real Madrid «sigue siendo desconocida».

«Los acontecimientos de Plaza San Carlo del sábado nos han dolido profundamente, no solo porque un momento de fiesta se convirtió en terror y sufrimiento, sino porque la razón aún sigue siendo desconocida», afirmó ante el pleno del Ayuntamiento.

La alcaldesa se refirió a los incidentes producidos como consecuencia de una estampida por una falsa alarma que sembró el pánico entre los hinchas del Juventus que veían la final en una pantalla gigante y que provocaron 1.527 heridos y contusionados.

Appendino explicó que al principio se había pensado que las causas pudieron ser «los actos absurdos de unos pocos inconscientes en un ambiente de incertidumbre global», pero estas hipótesis ya no son satisfactorias.

En su intervención, la alcaldesa aseguró además que, sin «renunciar a aprovechar las plazas públicas, será necesario tomar en consideración el uso de otros lugares para la organización de este tipo de eventos».

En un futuro no se descarta la posibilidad de pedir a los clubes deportivos que «pongan a disposición sus instalaciones de propiedad», agregó, como los estadios de fútbol.

El pasado sábado había unas 30.000 personas en la céntrica Plaza San Carlo para ver la final entre Juventus y Real Madrid cuando, pasadas las 22.15 locales, cundió el pánico y se originó una estampida humana por razones aún sin aclarar.

Tres de las 1.527 personas que resultaron heridas se encuentran hospitalizados en estado de extrema gravedad y entre ellas está un niño de siete años que está en coma inducido tras ser arrollado por la multitud de personas que trataba de alejarse de la zona.