Ciclismo

Unzué y el ciclismo, un proyecto inoxidable

Eusebio Unzué, que dirigió a Perico Delgado, Induráin y ahora Valverde, afronta con Movistar su temporada 40 en el pelotón

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Hoy es un buen día para recordar, sí». Habla Eusebio Unzué, el personaje nuclear en la presentación del Movistar 2019. El veterano patrón de 63 años recibe palmadas, escucha a sus corredores, departe con los directivos de Telefónica y atiende a periodistas. Ayer, con el respaldo del patrocinador por tres cursos más, formalizó uno de sus hábitos invernales: descubrir el telón y los planes de su equipo ciclista. Lleva 40 prólogos de este tipo, 40 temporadas en el pelotón, la más longeva estructura del ciclismo que pasó por diferentes apellidos: Reynolds, Banesto, Baleares, Caisse d’Epargne y hoy Movistar. Un proyecto inoxidable de cuatro décadas que popularizaron Perico Delgado, Induráin, Chava Jiménez, Olano y ahora Alejandro Valverde. Salvo Alberto Contador, todas las figuras españolas pasaron por la doctrina del manager navarro.

Eusebio Unzué se pone a recordar. Lo hace delante del público asistente al foro y de las cámaras que lo emiten en directo –«Quisiera agradecer a todos los que confiaron en nosotros durante 40 años»– y también en privado para ABC: «Movistar nos dio vida en el peor momento del ciclismo y de nuestra organización».

A Unzué le brilla la mirada y le fluye el flequillo ya canoso sobre la frente cuando rememora sus raíces. «Yo corrí de 1971 a 1973 como ciclista aficionado en el Irurzungo Nuevo Legarra –cuenta– y en 1974, como no era muy bueno, los hermanos Legarra me ofrecieron colaborar en la dirección del equipo, ir en el coche con ellos. Así empecé...».

Al actual gestor de almas ciclistas le tiraba más la carretera y el equipo de Irurzun (Pamplona)que el negocio familiar en Orcoyen, Piensos Unzué, y a ello se entregó en compañía del alma mater original, el otro soñador navarro que fue gregario de Anquetil, José Miguel Echávarri, su pareja y jefe durante 30 años. En 1974 Reynolds, la empresa de papel aluminio con sede en Irurzun, financió a su equipo de juveniles. En 1976 el plan subió de categoría, amateurs. Y en 1980 nació la semilla del actual Movistar. «Convencimos a don Juan García Barberena (el dueño de la empresa) de que promocionaríamos a los ciclistas de casa, que solo así la ilusión tenía sentido. Nos entregó 70.000 euros».

Germinó un equipo decorado en azul y plata cuyo emblema era José Luis Laguía, eterno rey de la montaña de la Vuelta a España. Allí habitaba Tasio Greciano, madrileño de Galapagar cuyo lema se hizo célebre en el conjunto, «más duro que el ciclismo era el andamio», el alavés Rafael Ladrón de Guevara, que había corrido en el histórico Kas, o el difunto francés Dominique Arnaud.

En 1983 la aventura de Echávarri y Unzué cobró otra dimensión. El equipo debutó en el Tour, apareció Perico Delgado, deslumbró el abulense Ángel Arroyo, y cambió la historia del ciclismo español.

«Don Juan García Barberena se dio cuenta con Delgado que no podía mantener el equipo, los salarios y el nivel del mercado. Y nos ayudó a encontrar otro patrocinador», relata Unzué. Llegó Banesto, Induráin, el cielo de París cada verano, un deportista único en la historia del deporte español que desactivó complejos. «Los cambios de patrocinador siempre han sido momentos muy difíciles para nosotros –describe Unzué–. No sabías si seguías o desaparecías para siempre. Y hemos tenido mucha suerte».

Siete Tours

Después de Olano y Chava Jiménez, compareció el Islas Baleares, y luego el Caisse d’Epargne en tiempos tenebrosos para el ciclismo, azotado por los casos de dopaje. Unzué ganó siete Tours (cinco conInduráin, uno con Delgado y otro de rebote con Pereiro) y, ya reinventado como manager al adquirir las acciones de Echávarri en Abarca S.L., encontró soporte en Movistar a través de un viejo conocido en Banesto, Luis Abril. «Honrad la marca», advirtió el patrocinador en 2011 y también ayer.

Movistar ha esquivado la leyenda negra del ciclismo, pero tampoco ha ganado el Tour. Ahí manda el Sky, un patrocinador millonario que se marcha en 2020. Para la temporada entrante, Unzué ha repartido papeles en persecución de ese sueño. Nairo Quintana, al Tour y la Vuelta; Mikel Landa, al Giro y al Tour; Valverde, al Giro y la Vuelta. «Y así seguimos, sin descanso».