Tour de Francia

Thomas: «Tenía que pegarme a Dumoulin como la mierda a un zapato»

Geraint Thomas, que soltó su emoción en Ezpeleta, le da al Sky el sexto Tour en siete años

Actualizado:

No lo esperaba. Geraint Thomas (Cardiff, 32 años) no sabía que su esposa, Sarah, estaba en la meta. Sorpresa. Se abrazaron, claro. Y el líder el Tour, el ganador de esta edición que termina con la fiesta en París, no pudo contenerse. «La última vez que lloré fue en mi boda. Ufff. Nunca creí que pudiera ganar el Tour», confesó. Eso tampoco lo esperaba.

- A su edad, ya no parecía un candidato al Tour y está a punto de ganarlo...

-Es increíble estar aquí de amarillo. Le doy las gracias a Chris (Froome), que me ha ayudado mucho y es un amigo. Es el mejor corredor de vueltas que he conocido. No me creo lo que he conseguido.

- Se ha emocinado en la meta de Ezpeleta

- Es que no sabía que mi mujer estaba aquí y ha sido aún más emocionante. He estado muy concentrado todos los días. Metido en mi mundo. Y ahora he derribado ese muro y se ha desbordado toda la emoción. Tiene que pasar un tiempo para que asismile esto. Sigo en mi burbuja. Imagino la repercusión que tendrá en Gales. Ya tenemos seis victorias del Tour en el Sky (la de Wiggins, cuatro de Froome y ahora la de Thomas).

-Por eso, por su dominio, les critican.

- No es un problema para mí. Somos muy fuertes. Tenemos grandes corredores. Trabajamos muy duro para tener los mejores resultados. Nuestra fuerza son las piernas y la cabeza. Y el trabajo en equipo.

- ¿Cuando empezó a crecer en su triunfo?

- Cada día iba pensando en el siguiente. Tenía que pegarme a Dumoulin como la mierda a un zapato. Lo he conseguido. Esta noche lo celebraré con una cerveza y una hamburguesa. La fiesta gorda será en París.

- ¿Hay que ser contrarrelojista para ganar el Tour?

-La manera de correr hoy es más controlada. Los cuatro primeros somos buenos contrarrelojistas. Aunque también un escalador puede vencer. Dumoulin es calculador, no deja que las emociones intervengan. Conoce su cuerpo a la perfección. Landa y Bardet, les felicito, nos pusieron bajo presión en la última etapa.

- ¿Temió perder el Tour en algún momento?

- En el Alpe d’Huez sufrí, pero mantuve la calma. Eso me dio confianza. Los dos últimos días también fueron dificiles porque los rivales vieron que Froome sufría. Tenía que vigilar a Tom (Dumoulin). Tiré de fuerza mental.

- ¿Cuál fue su mejor momento?

- En el Alpe d’Huez. Ganar allí de amarillo. No lo esperaba. Mi táctica era seguir a los demás, y al final gané. Es el gran momento de mi Tour.

- Al inico de su carrera vivió en Italia, con otros compañeros que aspiraban a ser ciclistas.

- Fue importante para mi desarrollo. Aprendí mucho. Lo pasé mal y eso me ayudó a mejorar.

- ¿Qué le pasó por la cabeza cuando resbaló en la contrarreloj final?

- Traté de ir tranquilo. Portal (director del Sky) me decía que fuera con cuidado. No parecía una mala curva, pero he patinado un poco. Suelo tener mala suerte. La gente habla de eso, pero yo no. Siempre he mirado hacia delante.

- Gales ha descubierto el Tour.

- Es increíble el interés que se ha desatado en Cardiff conmigo. He puesto a mi ciudad en el mapa del mundo.

- Entra en la leyenda del Tour

- Soy el mismo de siempre. Pregúntemelo en unos años. Quiero volver a Gales para celebrar esto.

- Con 21 años terminó el penútimo del Tour. Y ahora es el primero.

-Nunca pensé en ganar el Tour. He sufrido mucho para logarlo. Ahora mismo me parece algo irreal.

- No ha sido un Tour fácil para el Sky, abucheado por parte del público. ¿Cómo vivió el proceso por dopaje contra Froome?

- Yo me quedé en mi mundo, vivía concentrado en mi trabajo. No leo las webs de ciclismo. Prefiero leer sobre rugby.