Álvaro Cervera, en un entrenamiento.
Álvaro Cervera, en un entrenamiento.
CÁDIZ CF

En el camino correcto

Los cadistas no cambiarán la forma de jugar, porque las cosas salen y es además como gustan a Álvaro Cervera
Por  10:00 h.

Un partido más lejos de casa y en un terreno, el Heliodoro Rodríguez López, donde los locales llevan siete jornadas sin ganar un encuentro. Además, con el riesgo según la prensa local, de que López Garai, actual entrenador del CD Tenerife, pueda ser destituido si los suyos no ganan el partido. Encuentro, por tanto, complicadísimo para unos y otros, aunque evidentemente quienes más se juegan en el envite son los locales, que andan con los mismos puntos, 14, que el Real Oviedo aunque por el ‘goal average’ son los asturianos quienes están metidos en la zona de descenso.

Independientemente de cómo transcurra el partido para unos y otros, lo que sí reza a favor, de momento, es que Arcediano Monescillo, el director de la contienda, ha dirigido a los cadistas en siete ocasiones y nunca se perdió con él arbitrando. El castellano-manchego esta temporada solo dirigió un partido a los amarillos y fue el empate a cero ante el Deportivo en el Ramón de Carranza. En todo caso, cada encuentro es una historia distinta y en este sentido lo único que puede pedirse es que el colegiado pase desapercibido. Será una buena señal para ambos contendientes.

Leí en CANAL AMARILLO que Carlos Ruiz, uno de los titulares en la defensa del cuadro tinerfeño, comentaba recientemente que este partido “no llega en buen momento para su equipo y que el Cádiz CF es un bloque que incita a equivocarte“. Y llevaba razón al comentar también que “no pueden perder el balón en zona de creación, porque los cadistas salen con una rapidez impresionante y sus contragolpes a veces terminan en gol”. Es evidente que todos los clubes saben cómo se las gastan los de Cervera, que a diez puntos de sus más inmediatos seguidores están obteniendo diferencias notables respecto al resto de equipos.

Para colmo, en el cuadro insular bajas obligadas ante el combinado amarillo que en nada les beneficia. López Garai no podrá contar para este partido con Aitor Sanz, expulsado la pasada jornada en Montilivi, a los que se unen dos compañeros: Bermejo que sufre sobrecarga en un abductor, y Luis Milla ha tenido que pasar por quirófano para someterse a una intervención de apendicitis, lo que le tendrá mínimamente un par de semanas apartado del equipo.

Los cadistas no cambiarán la forma de jugar, porque las cosas salen y es además como gustan a Álvaro Cervera. No se puede descartar algún cambio respecto a los que jugaron inicialmente en Vallecas, porque además el técnico del Cádiz CF nos tiene acostumbrado a ello. En cualquier caso, en el presente campeonato los cambios son menores de una semana a otra, salvo el partido ante el Alcorcón, que se perdió sin paliativos, dando a entender el técnico que si las cosas marchan mejor cambiar poco, en lo que también concuerda la afición del equipo amarillo. Por cierto, que David Querol superó sus problemas musculares y entrena con los compañeros desde el pasado miércoles.

En esta ocasión no serán muchos los cadistas en las gradas del estadio tinerfeño. Sin embargo se calculan que unos 50, que trabajan en Canarias, sí acompañarán al equipo como ya lo hicieron la pasada temporada, partido que presencié en el palco y donde se perdió por la mínima. Por cierto que el Heliodoro no está registrando gran presencia de público las últimas jornadas, sin duda por la nefasta actuación de un conjunto que, a priori, estaba llamado a cosas mayores que pelear por mantenerse en la categoría de plata.