Carmen Coya fue una de las voces más conocidas de la radio gaditana.
Carmen Coya fue una de las voces más conocidas de la radio gaditana.
CÁDIZ CF

DEP Carmen Coya

La locutora radiofónica de Radio Cádiz llegó al Carranza en un helicóptero y, vestida de piconera en Carnaval, realizó el saque de honor en un Cádiz CF-CD Logroñés de 1993
Por  10:56 h.

Permítanme que la columna de esta semana la base refiriéndome a la más grande locutora radiofónica que he conocido en mis cerca de 40 años como profesional de la Cadena Ser. La conocí a principios de los 90. Hablo de Carmen Coya, que este pasado viernes recibía cristiana sepultura tras una larga enfermedad que acabó con su vida.

Mi llegada a la Tacita de Plata me unió profesionalmente con grandes profesionales que poco a poco van desapareciendo pero que jamás olvidaré. Entre quienes ya nos dejaron siempre recordaré a Pepe Benítez, un grande de la radio gaditana que lo fue todo con micrófono en mano. Como también lo fue en el tema técnico Arturo Paramio, con quien trabajé muchísimas tardes en los partidos de Carranza y que también nos dejó. Tampoco me olvidaré de un gran amigo y compañero, al que cariñosamente le llamamos Antonio ‘El Piojo’, que dejó infinidad de amigos relacionados con la profesión y mundo del Carnaval. Compañeros de los que aprendí y siempre llevaré en mis mejores recuerdos.

Con Carmen viví profesionalmente múltiples anécdotas difíciles de olvidar. La más recordada sin duda la del año 93. Fue entonces cuando Miguel Ángel Pascual, director de Radio Cádiz en aquel momento, se le ocurrió la feliz idea de adquirir todo el taquillaje disponible para un Cádiz CF–CD Logroñés que se disputaba en Carranza en día de Carnaval para regalarlo en las ondas y hacer que el estadio se llenase hasta la bandera, lo que jamás se había logrado en fechas tan señaladas para la ciudad. Además el partido se disputaba a las doce del mediodía, lo que aún dificultaba más llenar los graderíos del estadio cadista. Tras unas durísimas gestiones con Irigoyen, expresidente del club gaditano, se logró la adquisición de la taquilla y se colocó el ‘no hay entradas’ a las puertas del estadio, lo que no se conseguía desde hacía años.

Pero Pascual quería más, y para que nada faltase se contrató un helicóptero para que aterrizase en el centro del rectángulo de juego con la más grande, Carmen Coya, quien salía del aparato, vestida de piconera, y posteriormente realizaría el saque de honor en un partido que, por cierto, se terminó ganando, 2-0, y rompiendo la mala racha del equipo en casa en fechas carnavalescas. Fue un día precioso para todo el cadismo, pero lo fue y grande para Carmen, a la que nos costó muchísimo convencer pero que al final lo logramos. No me olvidaré de ella nunca, pues pasados los años, no he llegado a conocer una mujer con tanto talento ante un micrófono ni creo que la conozca. Descanse en paz, quien tantas mañanas y tardes nos deleitaba escuchándola en la radio. Yo la disfruté como compañera, y repito, era única.

Y termino con brevedad pero con el reconocimiento a quienes dirigen el Cádiz CF. No subir los abonos esta temporada ha sido un gran acierto de Vizcaíno y su equipo. Las bajas que se han dado y se darán me parecen acertadas. Cordero sabe muy bien lo que hace y es consciente que tras muchos años en el ostracismo lo importante es consolidarse en la categoría de plata. No es fácil, pero dejémosle trabajar. El club va creciendo y más pronto que tarde, le volveremos a ver entre los grandes del fútbol español. Hasta la semana que viene, que igual tenemos al Cádiz CF B a las puertas del ascenso de categoría.