Querol celebra el gol en Oviedo con Iza y Salvi, en presencia de Edu Ramos
Querol celebra el gol en Oviedo con Iza y Salvi, en presencia de Edu Ramos
Cádiz CF

La pizarra del Real Oviedo 0-2 Cádiz CF

Los amarillos ejecutan un partido perfecto sin fisuras de ningún tipo
Por  15:16 h.

El Cádiz CF, un reloj suizo

Un muro que ya quiera Juego de Tronos. Una maquina engrasada a la perfección que funciona como si de un reloj suizo se tratase. Y una efectividad arriba digna de equipos que presumen de grandes y portentosos delanteros. Este Cádiz CF pasa el rodillo, hace lo que sabe hacer y sigue ganando. ¿Alguien dijo crisis? Los amarillos solo dejaron de sumar un par de jornadas pero las sensaciones y los síntomas seguían siendo los mismos, de ahí que la vuelta al triunfo no se podía demorar mucho más.

Golpe de autoridad de un equipo con bajas y jugadores con pocos minutos que aparecen y marcan. Este equipo da sensaciones muy positivas recordando jornada tras jornada que esta temporada lucha por cotas muy altas.

1. Un once esperado

Caye Quintana era la única novedad en el once titular de Álvaro Cervera. El delantero de Isla Cristina volvía al once debido a las ausencias de Nano y Lozano, por lesión y sanción respectivamente. Con Salvi y Perea consagrados de nuevo en las bandas, y con el canterano Sergio una vez más en el centro de la zaga, el Cádiz CF comenzó el partido muy enchufado. Un equipo serio sobre el campo que sabía como frenar al rival y al que secó en todo momento. Jugadores como Ortuño o Bárcenas apenas aparecían y el Cádiz aprovechaba la primera para ponerse por delante.

Un gol marca de la casa con un centro maravilloso de Salvi y un remate espectacular de Alex. El partido ya estaba encarrilado sin el gol, pero con el tanto de Alex el choque se ponía más de cara que nunca.

2. Querol da la nota

Tras el descanso el guión no variaba en exceso. Con el paso de los minutos, Cervera movía el banquillo y metía a un David Querol que sería el hombre de la segunda parte. El relevo por Caye Quintana permitía al catalán disputar de minutos y estrenarse esta temporada con un tanto formidable de cabeza tras un no menos bueno centro de Perea.

El tanto venía precedido tras minutos de acoso cadista con varios saques de esquina y una ocasión de Garrido que a punto estaba de colarse en la portería rival. El gol ponía la directa para un Cádiz que acariciaba los tres puntos.

3. Los amarillos no se inmutan

Ni un ápice de temor por la victoria. La solidez cadista era de tanta altura que las ocasiones del Oviedo llegaban a cuentagotas y sin demasiado peligro. Aunque los de Cervera no terminaban de armar una contra, Fali y Sergio marcaban un choque enorme para terminar de desgastar a los atacantes oventenses. Cervera terminaba de introducir cambios con Bodiger y Alejo por Perea y Salvi. El goleador Alex acababa en la banda, mientras que Edu Ramos se colocaba por delante del doble pivote.

Un choque para enmarcar, de los que Álvaro Cervera piensa y ejecuta. Uno de esos encuentros que mejor definen la forma y el estilo de entender el fútbol de este Cádiz.